Por @Wicho — 28 de Agosto de 2018

Con Jim Payne y Morgan Sandercock a los mandos el Perlan 2 de Airbus establecía un nuevo récord absoluto de altitud para planeadores el 26 de agosto de 2018 al superar los 62.000 pies, equivalentes a 18.898 metros. Superan con creces los 52.172 pies del vuelo de septiembre de 2017. El récord es oficioso hasta que lo ratifique la Federación Aeronáutica Internacional, aunque no parece que vaya a haber ningún problema para eso.

Superaron la línea de Armstrong, que está entre los 59.000 y los 62.000. Es la altitud a partir de la cual la presión atmosférica es tan baja que el agua hierve a la temperatura del cuerpo de de un ser humano de no ir protegido por un traje o una aeronave presurizados… lo que desde luego no sería nada agradable si piensas en la cantidad de agua que hay en nuestos ojos o en la saliva, sin ir más lejos.

El vuelo fue llevado a cabo en la región de El Calafate en Argentina porque es una de las pocas del mundo que tienen las condiciones necesarias, sobre todo en forma de ondas de montaña estratosféricas, para conseguir esta altitud en una aeronave sin motor. El Perlan 2 fue remolcado hasta los 42.000 pies por un Grob Egrett G520.

Seguirán volando durante el mes de septiembre, aprovechando que es el mes en el que se dan las mejores condiciones meteorológicas, con la idea de ir alcanzando mayores altitudes. Pero les queda todavía mucho que subir, ya que el Perlan 2 está diseñado para alcanzar los 90.000 pies.

Se pueden seguir las novedades del proyecto en Twitter en @PerlanProject, y los vuelos en directo entrando en su cabina virtual.

***

El objetivo del Perlan 2 no es sólo avanzar en el campo de la aeronáutica sino también convertirse en una plataforma experimental para el estudio de las partes altas de nuestra atmósfera ya que al no tener motor no perturba la temperatura ni la química del aire que lo rodea. También vuela por encima de la mayor parte del vapor de agua presente en la atmósfera, lo que permite hacer ciertas observaciones imposibles de llevar a cabo más abajo. De hecho el pasado domingo volaba con experimentos de varias universidades e instituciones a bordo.

Además no descartan la idea de vender billetes a personas que quieran ver más de cerca el espacio, ya que a esa altitud el cielo es negro y se aprecia perfectamente la curvatura de la Tierra.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear