Por @Wicho — 29 de Septiembre de 2010

Ayer, mientras aterrizaba en el G-BNLS, un Boeing 747-400 de British Airways, en Londres en medio de una respetable capa de nubes, pude comprobar como a ratos se dejaba de ver el ala de avión, y ya no me refiero al extremo del ala, sino incluso a la parte más cercana al fuselaje.

Y mientras pensaba en sistemas ILS y esas cosas, caí en la cuenta de que no sólo estaba viendo las nubes desde dentro, sino que también estaba viendo uno de los efectos extra de la sustentación que producen las alas.

Esta, además de permitir volar al avión, provoca, en las condiciones adecuadas de humedad y temperatura del aire, la creación de una neblina mas o menos densa, tal y como se aprecia perfectamente en este vídeo:

Sólo que, como decía, dentro de las nubes y desde dentro del avión, el efecto es aún más espectacular.

(El vídeo es de Jordi Blumberg, AKA GatwickSpotting, y lo había visto hace ya días en Landing Short).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


Un matemático invierte en la Bolsa

EUR 17,10 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


La proporción áurea: La historia de phi, el número más sorprendente del mundo

EUR 6,64 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección