Por @Alvy — 28 de Septiembre de 2005

Uno de los artículos que más me gustó de la revista Wired de septiembre es On the Internet, Nobody Knows You're a Bot. Cuenta cómo expertos en software y juegos, más específicamente poker online, diseñan bots (robots) que juegan en las salas de los casinos virtuales. El artículo es muy entretenido y además de muchos comentarios de los creadores de ese software también hay anécdotas y historias curiosas. Lo que más me ha llamado la situación del estado actual de los casinos online, en especial de las mesas de poker, podría resumirse en lo siguiente:

  • Hay empresas que fabrican software en forma de robots que juegan al poker. Venden ese software (bots) directamente a algunos jugadores. La variante del poker más popular es el famoso Texas Hold'em o «Poker Sin Límite de Texas» popularizado por la película Rounders.
  • Los bots calculan las jugadas mucho mejor que la mayoría de los humanos. Son precisos con el cálculo de probabilidades, cuándo apostar, cuándo tirar las cartas, cuándo farolear, subir las apuestas, etc. Aunque pueden perder en algunos casos, por lo general tienen cierta ventaja jugando contra humanos que no sean grandes jugadores y ganan de forma consistente. Además, son incansables y en cierto modo infalibles. Nunca se salen de la estrategia que se les marque.
  • Cuando esos bots entran en una mesa, no es fácil distinguirlos de los humanos. Las personas intentan chatear con ellos, pero a veces el jugador que tiene el bot hace manualmente el chat (mientras el bot juega). Son casi candidatos a superar el Test de Turing ;-)
  • Los casinos online expulsan a los bots que detectan, o bloquean las cuentas de esos jugadores, lo cual está en una zona «alegal» cuando menos. (Tal vez hasta bloqueen cuentas de jugadores que no son bots, si ganan). Tanto los casinos como creadores de bots se acusan mutuamente de «carecer de sentido de la ética, la moralidad y bla bla bla». Al final el problema no es si el bot gana o pierde. Es toda la problemática típica de los casinos con la gente que gana dinero en ellos (véase: los Pelayos).
  • La gente que tiene bots puede ponerlos a jugar en muchas mesas y muchos casinos a la vez, es una guerra continua entre los casinos online y los creadores de bots. Existen técnicas para ocultar bots en ordenadores remotos para que no se note que pertenecen a la misma persona o desde qué lugar están jugando.
  • Los bots pueden jugar en equipo, lo cual se suele considerar «hacer trampas». Puede haber varios sentados en una mesa y «enseñarse» las cartas entre sí mediante una comunicación directa que no pasa por la mesa de juego. ¿Es eso realmente trampa? También las personas pueden jugar en equipo y enseñarse sus cartas offline (por ejemplo, dos amigos en la misma habitación con dos portátiles). Mediante este truco los bots pueden despistar a los adversarios humanos y mejorar su juego considerablemente: para empezar, conocen más cartas de la mesa y por tanto su calculo de probabilidades mejora mucho. También puede suceder que un bot con buenas cartas deje que otro bot apueste fuerte para engañar a un jugador, que finalmente pierde contra el primer bot.
  • No está claro si los propios casinos utilizan bots, ni si lo hacen para animar las mesas o para ganar dinero. Los casinos online dicen que no los usan. Los casinos online siempre ganan dinero en las mesas de poker porque se llevan una comisión constante de todo lo que van apostando los jugadores.
En fin, la verdad es que el artículo está realmente bien, y muestra un aspecto que probablemente muchas personas que juegan online (especialmente los más adictos ludópatas) suelen olvidar: que como dice en el título, en Internet nadie sabe si está jugando contra un bot o contra otra persona. Y los bots sin duda son mejores y machacan sin piedad y sin descanso a los «pardillos» que entran en las mesas. Si juegas y pierdes, hazte esa pregunta.

Al final del artículo también aparece Jonathan Schaeffer, que trabaja sobre Poki-Poker, un software para enseñar a jugar al poker. Schaeffer es también el creador de Chinook, el primer programa que jugaba a las Damas que ganó al campeón del mundo humano en los 90. Esta historia está contada en One Jump Ahead, un precioso libro que narra toda la historia del desarrollo de ese software. Por cierto que parece que han avanzado bastante últimamente en la solución definitiva del análisis del juego de las damas (al completo) y para una de las aperturas de torneo ya han demostrado una estrategia ganadora. También ampliaron la base de datos de finales y ya se conocen todas las soluciones para diez piezas o menos.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


13, Rue del Percebe

EUR 19,85 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


#Nodos

EUR 33,25

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección