Por @Alvy — 21 de Marzo de 2005

Tal y como mencionan en Wired en el artículo Shoe helps gambler cheat at roulette, han detenido a un jugador húngaro que utilizaba en los casinos un ordenador escondido en el zapato para «adivinar» dónde iba a caer la bola en la ruleta. Después de ganar más de 200.000 dólares fue finalmente detenido en Australia.

A pesar de que lo ingenioso del invento y la división de opiniones al respecto, este tipo de aparatos está prohibido en la mayor parte de los casinos del mundo. El invento, por supuesto, no es nuevo: es una recreación del zapato de los Eudaemons de los años 70: ¡entonces sí que tuvo mérito! Alguna vez hemos contado historias sobre esto por aquí, como Ruleta, láser y ordenador: los nuevos eudaemons y por supuesto, La Fabulosa historia de los Pelayos y Ser ingenioso no es hacer trampas.

(Vía ALT1040.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear