Por @Alvy — 22 de Julio de 2019

Los seres humanos tenemos unos tiempos de reacción ante los estímulos más o menos fijos y relativamente lentos: unos 200-250 milisegundos. Esto es lo que tardamos en decidir hacer algo y que la orden del cerebro llegue a los músculos, tal como demuestran diversos juegos, experimentos y situaciones del MundoReal™, como la salida de los corredores en una prueba de atletismo tras el ¡bang!

Un curioso experimento que han realizado Kasahara, Nishida y Lopes, de Sony y la Universidad de Chicago y que explican en Spectrum muestra cómo reducir esos tiempos de reacción, mejorando hasta 80 ms los «reflejos» humanos.

La forma de hacerlo es conectar sensores con terminales que proporcionan estimulación eléctrica a los músculos. Así, por ejemplo, se puede mandar un pequeño zurriagazo eléctrico cuando se detecte un sonido, un objeto atraviese el campo de visión o en otras situaciones. Es una especie de superpoder artificial, que consigue –según explican– acelerar la acción sin efectos secundarios. Estilo Spider-Man, vamos.

En los experimentos del vídeo se puede ver cómo hacer para disparar una foto cuando un objeto en movimiento pasa por un punto frente a la cámara, o cómo atrapar un rotulador que cae aun estando demasiado cerca de la mano como para evitar que caiga (es una demostración divertida y fácil de hacer). Los sensores se conectan entre los puntos de acción-reacción y todo funciona bien… siempre y cuando «los objetivos del sujeto sean los mismos para los que está programado el sistema». Esto evita que nos manipulen como robots, porque en ese caso simplemente nos estarán dando calambrazos que no supondrán mejora en nada.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD