Por @Wicho — 8 de Agosto de 2018

Desde su llegada al asteroide Ryugu la sonda Hayabusa 2 de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) ha abandonado un par de veces su posición de reposo a 20 kilómetros de su superficie. La primera de las veces se aproximó hasta unos 6 kilómetros de distancia antes de volver. En la segunda llegó a aproximarse hasta unos 800 metros.

Ryugu a 1 kilómetro
Ryugu a 1 kilómetro visto por la cámara gran angular de navegación - JAXA, University of Tokyo, Kochi University, Rikkyo University, Nagoya University, Chiba Institute of Technology, Meiji University, University of Aizu, AIST.

Detalle de Ryugu
La zona marcada en rojo de la foto de arriba vista por la cámara telescópica de navegación - JAXA, University of Tokyo, Kochi University, Rikkyo University, Nagoya University, Chiba Institute of Technology, Meiji University, University of Aizu, AIST.

Estas maniobras, aparte de permitir a los controladores de la misión hacerse con el manejo de la sonda en condiciones reales, están sirviendo ya para «acer la cencia».

Aparte de con los instrumentos de a bordo una de las formas más ingeniosas de obtener datos acerca de Ryugu en la segunda aproximación ha sido la de dejar caer la sonda hacia el asteroide. En su posición de reposo Hayabusa 2 no está en órbita alrededor de Ryugu sino que lo acompaña en su órbita alrededor del Sol de tal forma que caería hacia él si no fuera porque utiliza sus motores de maniobra para evitarlo, aunque la gravedad de Ryugu es tan débil que tardaría una semana en llegar. Así que en el segundo descenso, cuando estaba a unos 6 kilómetros de Ryugu, la sonda detuvo su movimiento, apagó sus motores, y esperó a que la gravedad de Ryugu hiciera su trabajo.

Según la ley de gravitación universal de Newton dos cuerpos se atraen con una fuerza que depende del valor de sus masas y del cuadrado de la distancia que los separa. Conociendo la masa de Hayabusa 2, la distancia que la separa en cada momento de Ryugu, y midiendo su aceleración es trivial calcular la masa del asteroide.

Science, bitches

***

Está previsto que Hayabusa 2 estudie Ryugu hasta diciembre de 2019, momento en el que partirá de vuelta no sin antes haber colocado sobre su superficie cuatro aterrizadores, haberle hecho un cráter nuevo con un proyectil, y haber tomado muestras de su superficie en hasta tres puntos –uno de ellos el cráter nuevo– para traerlas de vuelta a casa.

Partícula del asteroide Itokawa
Partícula del asteroide Itokawa traída a la tierra por la misión Hayabusa a estudio en el ESTEC - ESA

Si todo va según lo previsto Hayabusa 2 legará de vuelta a casa en diciembre de 2020. Lo que aprendamos de Ryugu nos servirá para entender un poco mejor el origen del sistema solar, ya que los asteroides son una especie de muestras congeladas y prácticamente intactas de aquellos tiempos.

La misión está en Twitter como @haya2e_jaxa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear