Por @Wicho — 30 de Julio de 2018

Ha tardado un poco más de lo previsto inicialmente –la NASA había hablado de unos 60 días después del lanzamiento– pero el pasado 27 de julio de 2018 la agencia anunciaba que el observatorio TESS ya está recogiendo datos.

TESS, de Transiting Exoplanet Survey Satellite, o Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito, se pasará dos años observando el cielo, uno dedicado al hemisferio norte y otro al hemisferio sur. Su objetivo es descubrir nuevos planetas extrasolares, desde gigantes más grandes que Jupiter hasta, con un poco de suerte, planetas de un tamaño similar al nuestro.

Uno de los telescopios de TESS
Uno de los telescopios de TESS. A la izquierda, mientras lo ensamblan. A la derecha, ya listo, parasol incluido. Los telescopios y las cámaras han sido diseñados y construidos por el Laboratorio Lincoln de MIT

Para ello cuenta con cuatro telescopios, cada uno dotado de un CCD de 16,8 megapixeles, que cubren un área del cielo de 24 grados cada uno. Trabajando en conjunto cada tanda de observaciones, de 27 días de duración, cubrirá un área de 24×96 grados. En total TESS observará aproximadamente el 85% del cielo, unas 350 veces lo que Kepler era capaz de observar, con lo que se convertirá en la misión de su tipo con mayor cobertura hasta la fecha.

El método que utiliza es el de los tránsitos, la detección de la bajada de la intensidad de la luz de una estrella cuando un planeta pasa por delante de ella.

La misión está en Twiiter como @NASA_TESS.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear