Por @Wicho — 7 de Agosto de 2018

Como todos los años entre julio y agosto la Tierra está atravesando la parte de su órbita en la que se cruza con los restos dejados atrás por el cometa Swift-Tuttle. La entrada en la atmósfera a gran velocidad de estas partículas produce una de las lluvias de estrellas más conocidas, las Perseidas, conocidas también como las lágrimas de San Lorenzo. Perseidas porque parecen venir de la constelación de Perseo. Lágrimas de san Lorenzo porque su pico de actividad coincide más o menos con el día de ese santo, el 10 de agosto.

Para las Perseidas de 2018 el pico se prevé, de todos modos, entre las 20h del 12 y las 08h del día 13 de agosto, hora peninsular española, aunque los cuatro o cinco días anteriores y posteriores también tendrán bastante actividad. Este año, además, la Luna nueva es el día 11, con lo que no interferirá con la observación.

Los consejos, que también están en este vídeo hecho por Jose Maria Madiedo, son los de siempre: buscar un lugar con un cielo lo más oscuro posible y no agobiarse mucho si no eres capaz de encontrar Perseo en el cielo porque una vez que las partículas que se convierten en estrellas fugaces entran en la atmósfera su trayectoria es bastante impredecible. Yo añadiría lo de abrigarse, que aunque sea verano en el hemisferio norte por las noches refresca. Y que no es necesario, ni siquiera recomendable, usar prismáticos ni telescopios para intentar verlas porque con su reducido campo de visión lo más probable es que se nos escapen todas.

Una opción siempre recomendable, de todos modos, es buscar alguna actividad de observación organizada en tu zona por gente que esté bregada en estas lides.

En 10 Things: How to Photograph a Meteor Shower la NASA tiene una guía sobre como fotografiarlas. O al menos sobre cómo intentarlo. Resumo:

  1. Monta la cámara en un trípode o al menos apóyala en algo que impida que se mueva.
  2. Usa un gran angular mejor que un tele por lo mismo que no es una buena idea usar prismáticos o telescopios.
  3. Apúntala, si quieres, hacia Perseo. Aplicaciones com Sky Safari o similares te orientarán con esto.
  4. Usa un cable disparador o el disparador con cuenta atrás de la cámara para evitar vibraciones. Si tu cámara es medianamente moderna y tiene WiFi lo mismo puedes dispararla desde el móvil. Acuérdate de poner las pantallas con el mínimo de brillo para no estropear tu visión nocturna.
  5. Enfoca. Manualmente, porque de noche al autofolo le va a dar la risa. Y ojo, que aunque las estrellas estén muy lejos igual no basta con que coloques el anillo de enfoque en infinito. haz pruebas. Y recuerda que si estás usando un zoom es posible que según su construcción óptica tengas que volver a enfocar si cambias la distancia focal.
  6. Escoge un tiempo de exposición medianamente largo para dejar el obturador abierto. La idea es que pilles una perseida mientras la cámara está haciendo la foto, jamás intentar cazarlas cuando las vez. Es casi imposible que reacciones a tiempo. Puedes probar con distintos tiempos de exposición según el efecto que quieras lograr con las estrellas, aunque por norma general si usas un tiempo de exposición más largo que 500 dividido entre la focal del objetivo empezarán a dejar trazos. Así, con un objetivo de 20 milímetros las estrellas dejarán trazos a partir de los 25 segundos (500/20); con uno de 50 mm a partir de los 10 segundos (500/10).
  7. Una vez que hayas escogido un tiempo de exposición puedes probar también a cambiar la apertura y/o la sensibilidad ISO para ver qué sale.

Y, sobre todo, disfruta.

(El vídeo, vía Planetario de Madrid).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear