Por @Alvy — 6 de Noviembre de 2017

Vaya dos cochecitos estos: el primero se llama Bloodhound y es un modelo supersónico. O al menos pretende serlo. De momento es capaz de alcanzar los 377 km/h en 8 segundos gracias –como puede verse por su aspecto– a un reactor propio de los aviones de combate. Tan es así que las pruebas las hicieron en un aeropuerto con una pista de 1,7 km de longitud.

El Bloodhound tiene unos 54.000 caballos de potencia –algo así como la de 360 coches familiares juntos– y espera superar el récord de velocidad en tierra de 1.227 km/h.

El otro coche es el Agera de Koenigsegg, en un intento de romper el récord de velocidad de un coche «de producción», alcanzando los 457 km/h en un circuito cerrado de Nevada.

Aquí no impresiona tanto la aceleración del arranque como la velocidad que parece aumentar sin fin. De hecho tras pasar un buen rato con una aceleración de 0,1 g esta bestia se pone a mantener 0,3 y 0,4 g incluso a 350 km/h (!) Cuando llega al máximo está recorriendo unos 125 metros por segundo.


Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

Microsiervos Selección


No Logo: El poder de las marcas

EUR 9,45 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Papá, ¿dónde se enchufa el Sol?

EUR 8,54 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Predictive Analytics: The Power to Predict Who Will Click, Buy, Lie, or Die

EUR 16,99

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección