Por @Wicho — 17 de Abril de 2023

Todo estaba yendo como la seda en la cuenta atrás para el primer lanzamiento del Starship de SpaceX. Y la meteorología difícilmente podía ser peor. Pero unos minutos antes de la hora programada para el despegue una válvula congelada en la primera etapa obligó a cancelar el lanzamiento por hoy y posponerlo a otro día. Aún así la cuenta siguió adelante hasta T -40 segundos para que lo de hoy contara como una carga de propelentes en el cohete. Lo que en terminología espaciotrastornada se conoce como un Wet Dress Rehearsal, WDR.

Con esto van dos WDR del Starship formado por la primera etapa B7 (Booster 7) y la segunda etapa S24 (Starship 24), ya que el 24 de enero se hizo el primero, y un encendido estático del B7. Como dijeron en Twitter y en la retransmisión en directo cada paso que se da, cada segundo que la cuenta atrás está en marcha, son nuevos datos que sirven para ir aprendiendo más sobre el comportamiento de los equipos de tierra, del cohete en sí, y de las personas que forman el equipo.


El Starhsip con la capa de hielo que indica que está cargado de propelentes – SpaceX

A modo de recordatorio rápido, aunque durante mucho tiempo se hablaba de él como ella como la OFT (Orbital Flight Test, Prueba de Vuelo Orbital), el nombre oficial de esta misión es ahora Vuelo de Prueba del Starship (SFT, Starship Flight Test), o también Vuelo de Prueba Integrado (IFT, Integrated Flight Test).

Y es que el Starship 24 no va a entrar en órbita sino que amerizará a velocidad terminal sin tan siquiera intentar frenar –veremos si de forma controlada o no– cerca de Hawaii 90 minutos después del despegue tras dar unos 3/4 de vuelta a la Tierra. Esto permitirá comprobar el encendido y el funcionamiento de sus motores después de ser lanzada, algo que nunca se ha hecho antes, del sistema de maniobra orbital, y de su escudo térmico.

Por su parte el Booster 7 intentará un amerizaje suave en el Golfo de México al estilo de las primeras pruebas de SpaceX para recuperar la primera etapa de los Falcon 9. Una vez en el agua se abrirán las válvulas de los depósitos para que el B7 se llene de agua y se hunda. Aunque en caso de que no lo haga por sus propios medios SpaceX tiene permiso para dispararle.

Nadie sabe cuántos de los objetivos de la misión se cumplirán, aunque es muy probable que no todos, ni de lejos. Pero para mí con que el Starship no explote en la plataforma de lanzamiento, destruyéndola de paso, la cosa ya estará bien.

No hay que olvidar que con 119 metros de alto y 9 metros de diámetro y unas 4.600 toneladas de masa al lanzamiento Estamos hablando del despegue del cohete más pesado y potente de la historia.

SpaceX necesita un mínimo de 48 horas para vaciar el cohete y volver a preparar los equipos de tierra para un segundo intento de lanzamiento, así que no será antes del miércoles 19. Probablemente la cuenta de Twitter de la empresa será la forma más rápida de enterarse de la nueva fecha.

Compartir en Flipboard Tuitear


PUBLICIDAD


Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro