Por @Alvy — 18 de Agosto de 2022

Isabella con su padre, Matt

Noviembre Alfa Uno Sierra Sierra [NA1SS], Mike Cero Lima Mike Kilo [M0LMK].

– Isabella, desde Kent (Inglaterra)

[Indicativo] Mike Cero Lima Mike Kilo, repita para NA1SS (…) ¡Bienvenida a la Estación Espacial Internacional!

– Kjell Lindgren, astronauta orbitando en la ISS

(…) NA1SS, me llamo Isabella y tengo 8 años, le escucho 59 [perfectamente y fuerte], gracias.

– Isabella

Isabella, es estupendo poder hablar contigo, gracias por usar la radio para decirnos hola.

– Lindgren

(…) Gracias, estupendo..

– Isabella

Gracias, Isabella, 73. [Saludos cordiales]

– Lindgren

Aquí el audio original:

Esta historia tiene algo de tecnología y mucho de entrañable; a mí me recordó a la famosa escena de Contact (1997), cuando la pequeña Ellie aprende a usar su equipo de radioaficionada. En este caso fue una niña inglesa llamada Isabella, de 8 años, a la que su padre Matt (M0LMK) ayudó a contactar con el astronauta Kjell Lindgren que se encontraba en esos momentos a 400 km, dando vueltas a la Tierra en la Estación Espacial Internacional (ISS) a 27.500 km/h.

Hablar con un equipo de radioaficionado con la Estación Espacial no es precisamente fácil: sólo es posible cuando la ISS esté pasando cerca de tu zona y sea «visible» sobre tu cabeza. Es algo que suele durar muy poco tiempo pues la estación recorre de un extremo al otro del horizonte en unos 10 minutos como máximo. Además de eso, tienes que emitir con cierta potencia y con la antena adecuada (hay más de 400 km de distancia). Y tiene que dar la casualidad de que haya algún astronauta utilizando en ese momento el equipo de radioaficionados que hay en la estación, la estación NA1SS.

Podríamos decir, apropiadamente, que los astros se alinearon para Isabella.

Según cuentan en el reportaje de la BBC en el que lo vi, el padre de la pequeña Isabella ya había conseguido contactar con el astronauta Tim Peake hace seis años, en un evento que organizó para el colegio Wellesley House, pero entonces su hija sólo tenía dos años, aunque ya estaba sentada en su regazo durante aquella transmisión. A la pequeña Isabella parece que le gustan tanto el espacio como la radio, así que la están animando para que se saque su licencia de radioaficionada.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC