Por @Wicho — 4 de Octubre de 2018

Impresión artística de la PSP en las proximidades de Venus

A las 10:46, hora peninsular española, del 3 de octubre de 2018 la Parker Solar Probe de la NASA hacía el primero de los siete sobrevuelos de Venus que tiene programados dentro de su misión principal.

Las maniobras de asistencia gravitatoria son habituales en las misiones espaciales y habitualmente lo que hacen es acercar mucho una sonda a un planeta determinado para que su gravedad tire de ella, acelerándola, pero en una trayectoria diseñada de tal modo que la sonda sale disparada «por el otro lado» del planeta. Es una forma de obtener velocidad «gratis» a costa de la velocidad de rotación del planeta, que en realidad se ve frenada en un decimal infinitamente remoto. Porque ya se sabe que la energía ni se crea ni se destruye sino que simplemente se transforma, así que no hay tal cosa como una aceleración gratis.

Pero la PSP, que pasó a tan sólo 2.428 kilómetros de la superficie de Venus, está usando esas maniobras para frenar la velocidad lateral respecto al Sol a la vez que acelera hacia él. La Parker Solar Probe, como su nombre indica, tiene como objetivo estudiar el Sol. E ir de la Tierra al Sol es muy complicado porque tienes que perder la velocidad «lateral» de unos 110.000 kilómetros que tienes por salir de la Tierra, pues esa es la velocidad con la que nuestro planeta orbita el Sol. Si no, aunque te aproximes a él esa velocidad hará que salgas disparado por el otro lado, un poco como le sucede a los cometas.

110.000 kilómetros por hora son un montón de kilómetros por hora y lo cierto es que no disponemos de ningún cohete capaz de poner en órbita una sonda y luego eliminar esa velocidad. De hecho la PSP, que es una sonda relativamente pequeña y ligera, despegó en Delta IV Heavy, que es uno de los cohetes más potentes que existen, que además llevaba una tercera etapa que utilizó única y exclusivamente para frenar la PSP y quitarle parte de ese exceso de velocidad.

El resto del trabajo lo hará Venus, que a lo largo de los siete sobrevuelos que están programados en la trayectoria de la PSP le irá quitando cada vez un poco más de velocidad para que la sonda pueda aproximarse cada vez más al Sol.

Así, después de este primer sobrevuelo de Venus la órbita de la sonda ha pasado a de ser de 25×140 millones de kilómetros frente a los 31×152 de antes. El primer encuentro de la PSP con el Sol será el 6 de noviembre a las 4:29, de nuevo hora peninsular española. Se aproximará a tan sólo 24,8 millones de kilómetros de él. Pero después de la séptima maniobra de sobrevuelo de Venus el perihelio quedará reducido a 6,9 millones de kilómetros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear