Por @Wicho — 2 de Abril de 2019

Con un poco de retraso para sus planes de llevar a cabo doce lanzamientos este año Rocket Lab ha lanzado con éxito su tercera misión comercial.

Aunque el retraso se produjo, todo hay que decirlo, porque la carga útil no estuvo lista a tiempo. Se trata de un lanzamiento para la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) estadounidense. En concreto la misión Radio Frequency Risk Reduction Deployment Demonstration (R3D2)*, que básicamente busca demostrar que es factible utilizar antenas hechas de Kapton con filamentos de cobre para enviar y recibir señales de radio .

Impresión artística de R3D2
Impresión artística de R3D2 con su antena desplegada - Northrop Grumman

La idea es que este tipo de antenas se pueden lanzar plegadas, con lo que el satélite que las vaya a utilizar puede despegar en un cohete con una cofia de menor volumen. Además, pesan menos que una antena tradicional, con lo que el cohete también necesita menos potencia.

Es el cuarto lanzamiento consecutivo con éxito de un cohete Electron de un total de cinco lanzamientos. Y el primero hubo que destruirlo en vuelo por un error en la configuración de los equipos de comunicaciones, no por ningún fallo del cohete en sí. Así que por ahora el Electron no lo está haciendo mal.

El Electron es un cohete con un diseño innovador. Está construido íntegramente fibra de carbono y sus motores Rutherford se fabrican mediante impresión en 3D. Utilizan además bombas eléctricas para mover el combustible en lugar de las turbobombas a gas de los cohetes más grandes, lo que los hace más sencillos. Con una longitud de 17 metros y un diámetro de 1,2 está pensado para lanzar cargas de entre 150 y 255 kilos, un segmento de mercado con gran demanda.

De hecho Peter Beck, el director de la compañía comentó en su momento que con ese tamaño de cohete podría satisfacer aproximadamente el 65% de la demanda de cargas de pago mientras que haciéndolo el doble de grande accedía a aproximadamente el 70%. Así que, ¿para qué hacerlo más grande y mucho más complejo de diseñar?

El de R3D2 ha sido el primer lanzamiento de la empresa dedicado a un solo satélite; los lanzamientos anteriores llevaban todos cargas múltiples. En total Rocket Lab ha puesto ya en órbita 25 satélites.

Ahora les queda aumentar el ritmo para conseguir los doce lanzamientos de 2019, ritmo que luego quieren ir acelerando a un lanzamiento a la semana. Y es que esa es otra de las ventajas del Electron, su disponibilidad.

*Sí, son unos rancios. ¡Qué les costaba haber quitado una erre!

(El comentario de Peter Beck vía Crespov).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear