Por @Wicho — 30 de Agosto de 2018

La Soyuz MS-09 en la EEI

A la 1 de la noche del 30 de agosto de 2018 los controladores de vuelo de la NASA en Houston detectaron una pequeña caída en la presión atmosférica de la Estación Espacial Internacional. Como la caída era muy pequeña –la EEI tardaría 18 días en quedarse sin atmósfera a ese ritmo– y no suponía ningún peligro decidieron dejar dormir a la tripulación, aunque una vez que se despertaron su primera tarea fue la de localizar la causa de esa caída de presión.

Tras ir aislando los distintos módulos de la Estación cerrando las escotillas que los separan finalmente a eso de las 16:00 detectaron un agujero de unos 2 milímetros en el módulo orbital de la Soyuz MS-09 en la que en junio llegaron a la Estación Sergei Prokopyev de Roscosmos, Alexander Gerst de la Agencia Espacial Europea, y Serena Auñón-Chancellor de la NASA.

Como primera medida semi permanente –antes Alexander Gerst lo había tapado con uno de sus dedos– taparon el agujero con cinta Kapton. Después, siguiendo las sugerencias del control de la misión en Moscú, Sergey Prokopyev metió en el agujero una gasa –de las que hay en los botiquines– empapada en resina epoxy para taparlo de forma algo mas permanente, gasa sobre la que luego puso cinta Kapton. Y es que increíblemente Prokopyev no fue capaz de localizar ningún kit de sellado de emergencia de los que se supone que hay a bordo.

Este apaño no fue muy del gusto de Andrew Feustel, actual comandante de la Estación, quien visto que la cinta parecía mantener la presión sin problemas era partidario de darse más tiempo para comprobar la validez de la solución propuesta. Pero Feustel comanda la EEI, no la Soyuz, así que al final prevaleció la opinión del personal ruso… aunque no está claro si la solución fue buena del todo porque unas horas después de haberla aplicado parecía que se estaba formando una burbuja.

Una vez sellado el agujero la tripulación soltó algo de aire de los depósitos de la Progress MS-09 para reponer la pérdida ocasionada por el agujero y desde entonces la presión permanece estable en el interior de la Estación. La idea es ahora esperar de 12 a 24 horas a ver cómo va la cosa y ver entonces si hay que hacer alguna reparación más.

***

Lo que no está claro es cual es el origen del agujero. En caso de ser un micrometeorito o un resto de basura espacial de pequeño tamaño tendría que haber otro agujero en algún sitio de la Soyuz que se correspondiera con el que han localizado, agujero que aún no ha aparecido. Pero es que en algún momento dado desde Moscú comentaron que creían que el agujero se había originado desde dentro de la Estación. Y eso es mucho más preocupante.

En cualquier caso es fundamental determinar el origen del agujero para saber si la Soyuz MS-09 está en condiciones para que Prokopyev, Gerst y Auñón-Chancellor puedan volver a Tierra en ella.

La Soyuz MS-05 en la EEI
La Soyuz MS-05 en la EEI. El módulo orbital es el que tiene las banderas y el rótulo Сою́з - NASA/Roscosmos

Si el agujero tiene un origen externo no debería ser un gran problema ya que el módulo orbital se destruye en la atmósfera al final de la misión; el que tiene que aguantar es el módulo de reentrada, que es donde hace el viaje de vuelta la tripulación. Pero si el agujero lo ha causado un fallo en la construcción de la cápsula la cosa es como para preocuparse. Mucho. Irónicamente una de las características mejoradas en las Soyuz MS es que incorporan más blindaje contra micrometeoritos.

Roscosmos ha anunciado la creación de una comisión para estudiar el asunto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear