Por @Alvy — 2 de Noviembre de 2008

Alfred G. Buckham: Edimburgo, 1920

Una pequeña pero preciosa historia de Alfred G. Buckham, un pionero de la fotografía aérea, en Mi caballo de cartón.

La primera gran vocación de Alfred G. Buckham (1880-1953) fue la de ser pintor, pero después de ver las obras de Turner en la National Gallery de Londres, hizo una hoguera con sus propios cuadros y emprendió su doble carrera de piloto y fotógrafo (...) Después de estrellarse nueve veces, se vio obligado a someterse a una traqueotomía. Pero lejos de abandonar, siguió volando y tomando fotografías aéreas con su pesada cámara (...) A 20.000 pies de altitud, sin una cabina protectora, el aire gélido, que penetraba directamente en sus pulmones a través del tubo que tenía insertado en el cuello, no le impedía realizar estas maravillosas fotos.
Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD