Por @Alvy — 25 de Marzo de 2019

A simple vista se diría que es un juguetito a escala pero… ¡qué demonios! Es un rover tamaño real con un diseño limpio y elegante, en el que pueden montarse los más pequeñajos de la casa, quizá de hasta 3 o 4 años. Un gran trabajo de un hacker del metal y la ingeniería mecánica.

El vídeo tiene varias cosas encantadoras, pero particularmente dos: primero, que muestra el proceso de fabricación paso a paso –algo que siempre embelesa profundamente– y segundo, que la banda sonora son las Variaciones Goldberg de Johann Sebastian Bach.

Ver el proceso completo es simplemente maravilloso: la utilización de tornos y maquinaria CNC, los cortes y por supuesto, las soldaduras metálicas. También hay motores y algo de electrónica no precisamente trivial, porque el rover se controla con seis motores, uno en cada rueda, que deben moverse coordinadamente para girar, avanzar y retroceder.

No hay instrucciones de montajes ni componentes, lo que la da un toque especialmente intrigante al montaje. Se puede elucubrar sobre si se ha ido «pensando sobre la marcha» o a partir de algún tipo de modelo 3D o maqueta a escala con la que se hicieron pruebas, pero el resultado es en cualquier caso espectacular.

Su creador es Kris Temmerman y en su cuenta de Instagram se pueden ver unas cuantas fotos sobre todo el proceso, además del rover terminado y siendo usado por un «pequeño astronauta».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo