Por @Alvy — 9 de Agosto de 2019

Una máquina de multas del «estatuto de moralidad verbal» como la de Demolition Man que funciona

Hay que reconocer que para el pedazo de truño de película que era la cinta de Stallone Demolition Man (Marco Brambilla, 1993) nos legó dos chascarrillos importantes para la cultura nerd de la ciencia-ficción de baratillo: las multas instantáneas por violación del estatuto de moralidad verbal y las tres conchas. Aquí podemos verla en acción [01:50]:

Y estamos de suerte porque años antes de llegar a ese futuro utópicodistópico Alex Bate ha diseñado una versión de la máquina de multas por violación del estatuto de moralidad verbal que funciona con una pequeña impresora térmica, una Raspberry Pi y un micrófono.

El invento es tremendamente ingenioso y además de los apaños del hardware hay que utilizar un sistema conversor voz-texto o de reconocimiento del habla. Su recomendación es la API de Google Voice, que no va nada mal. El aparato debe estar conectado a Internet, de modo que la voz se envía a la nube y se obtiene el equivalente como texto (los primeros 60 minutos al mes son gratis).

El último paso es redactar una lista de palabras prohibidas que activarán la impresora de multas: ejercer de mano de hierro de la justicia del futuro, en otras palabras. En el código original –que está en Github– hay ninguna por defecto (bueno, «Raspberry Pi», pero a modo de demo) así que se puede dejar volar la imaginación.

Los toques finales para esta maravilla son que el software incluya todos los detalles adecuados: códigos de las multas, fecha situada en el año 2032, etcétera y –opcionalmente– imprimir en 3D una carcasa apropiada. Si no tienes una impresora 3-D igual te sirve una tostadora vieja; en la película su aspecto brillante metálico puede ser reemplazado por prácticamente cualquier cosa.

Bonus: la escena es doblemente ingeniosa porque incluye tanto la mejor gracieta de la máquina de multas de toda la película como la primera referencia a las tres conchas, así que le damos un +100.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo