Por @Alvy — 31 de Octubre de 2022

Brave: ¿Harto de cookies?

Si eres de quienes gustan de navegar tranquilamente y sin estridencias, apreciarás la nueva función que ya ha incorporado el navegador Brave –uno de los que presume de cuidar más la privacidad de los usuarios– para eliminar los avisos de consentimiento de cookies. Es todo un alivio y supone ahorrarse un tiempo precioso en hacer clic en el botón Rechazar/Aceptar allá donde vayas. Con sólo instalarlo o actualizar Brave al primero aviso te preguntará si estás harto y te permitirá bloquearlos en el futuro. Más fácil imposible.

No hace falta ni explicar lo que son los ubicuos avisos de cookies porque debido a la normativa ePrivacy son obligatorios y están por todas partes. Aparecen cada vez que visitas una web nueva. O, mejor dicho, en una web nueva excepto en el improbable caso de que no utilice tecnología de cookies para absolutamente nada de nada, algo altamente improbable; en cuanto la web incluya algún tipo de banner publicitario común, contenido de terceros incrustado (vídeos de YouTube, Vimeo, tuits o similares) o algún sistema de medición analítica de las visitas, por respetuoso que sea, ya es obligatorio.

Esta función de Brave sin duda soliviantará a algunos sitios y empresas que viven del tráfico de datos personales. Porque va incluso más allá de bloquear las cookies (para lo que Brave también tiene otra función, similar al AdBlock); directamente es como pulsar «Rechazar» según entras por la puerta.

El sistema utiliza técnicamente una especie de lista específica de bloqueo llamada EasyList-Cookie List que se va actualizando para que no se pueda ignorar, aunque eso ya entra dentro de la guerra de medidas y contramedidas habitual de ese mundillo. Si en algún momento alguna web deja de funcionar o te ves en la perentoria necesidad de recuperar los avisos sólo hay que ir a brave://settings/shields/filters y borrar esa lista.

Para quien no lo conozca, Brave es un navegador basado en Chromium totalmente compatible, rápido y con muchas funciones de privacidad. Vio la luz en 2020 con estupendo planteamiento, aunque luego la cagó pero a base de bien. Pero logró recoger cable y enmendar el desastre. Desde entonces sigue buscando la redención. Yo lo uso como navegador B desde hace tiempo, como Firefox, Ópera y otros que chupan banquillo pero sirven para tener ventanas abiertas… Pero la verdad es que estoy por volver a darle otra oportunidad en el equipo titular.

Compartir en Flipboard Tuitear

Desarrolla más rápido con Xojo