Por @Alvy — 19 de Mayo de 2020

Esta pequeña y curiosa construcción con diversos tipos de engranajes de Lego tiene una relación de transmisión or 1,034 gúgol a 1. Recordemos que un gúgol es 10100, un 1 seguido de cien ceros. Esto se consigue por el mecanismo multiplicador de los engranajes: cada vuelta de los ejes mueve tan solo un poco los dientes de las ruedas mayores que están conectadas, cuyos ejes se conectan a otras ruedas con diferentes números de dientes y así sucesivamente. Hay cerca de 200 en total.

Los cálculos pueden hacerse perfectamente y con gran precisión simplemente contando los dientes de cada engranaje: el inicial tiene 8 dientes pequeños que mueven 24 grandes, de modo que tiene un ratio 24/8. El siguiente es 40/8, al igual que el tercero, y el cuarto; multiplicándolos da un total de 375 a 1. Estos cuatro engranajes conectados al pequeño motor a 375 revoluciones por minuto hacen que la última rueda complete una vuelta por minuto.

A partir de ahí el vídeo muestra una gran variedad de engranajes: de «gusano», de anillo, de ruedas… Estos módulos tienen relaciones 168:1, 2608,5:1, e incluso hay un modelo con 21 ruedas y 2.649 billones a 1 de reducción. Y todos estos módulos se conectan unos con otros –se puede ver cómo funcionan individualmente– de modo que vuelven a multiplicar su efecto más allá de lo imaginable.

Según su creador el resultado es que el muñeco del montaje final completa una rotación cada 5,2 × 1091 años, una cantidad de tiempo tan incalculable que ni siquiera el Universo es tan antiguo (ni probablemente lo habrá sido cuando desaparezca). Así que este curioso artefacto arderá cuando el Sol se converta en Nova y luego sea engullido por un agujero negro… Si acaso no lo desmontan antes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD