Por @Wicho — 13 de Agosto de 2019

Simplificando un poco, y con permiso de las personas que se dediquen a la informática presentes en la sala, cualquier ordenador no es más que un conjunto más o menos enorme de interruptores que pueden estar abiertos o cerrados. La combinación de interruptores abiertos y cerrados define tanto los programas que tiene cargados en memoria como los datos que maneja en cada momento.

En un ordenador –o móvil o tablet– moderno esos millones de interruptores están en los distintos circuitos integrados que lo forman. Antes esos interruptores eran transistores individuales. Antes aún eran válvulas de vacío. Y antes de antes de antes hubo incluso ordenadores que utilizaban relés, que no son más que interruptores controlados por electricidad.

De hecho, dependiendo de lo que consideremos como ordenador se puede considerar que el primer ordenador de la historia fue el Z3 de Konrad Zuse, un ordenador que funcionaba en base a relés.

Pero lo cierto es que los relés nunca llegaron a ser una tecnología muy utilizada porque pronto las válvulas se impusieron al ser capaces de abrirse y cerrarse mucho más rápidamente. Así que apenas si hubo ordenadores basados en relés, y muchos menos ún llegaron a comercializarse. De hecho según la lista de ordenadores electromecánicos de la Wikipedia sólo llegaron a comercializarse tres ordenadores de este tipo: el Z5 de Zuse de 1950 y los FACOM 100 de 1954 y FACOM 128 de 1956 de Fujitsu.

Consola del FACOM 128B
Consola del FACOM 128B – Toshihiko Katsuda

Por todo lo que sé no quedan ningún Z5 ni ningún FACOM 100 en ningún lugar del mundo pero hay un FACOM 128B –una versión ligeramente mejorada del original que salió al mercado en 1958– en la fábrica de Fujitsu –FACOM viene de Fujitsu Automatic COMputer– en Numazu. Pero lo mejor es que el ordenador aún está en funcionamiento, como se puede ver –y escuchar– en el vídeo que abre esta anotación. Y todo parece indicr, además, que es el ordenador más viejo del mundo que aún está en funcionamiento.

Relés del FACOM 128B
Relés del FACOM 128B – Toshihiko Katsuda

Es un cacharro que ocupa unos 70 metros cuadrados y pesa tres toneladas y tiene el equivalente a más o menos 1,5 KB de memoria. Aún así se utilizó se utilizó en una multitud de campos de cálculo numérico, como máquina de negocios en distintas empresas, y en la industria fue utilizado para aplicaciones tales como el diseño de objetivos fotográficos y el diseño del avión de pasajeros YS-11.

Tadao Hamada y el FACOM 128B
Tadao Hamada y el FACOM 128B – Toshihiko Katsuda

Tadao Hamada es la persona que se encarga de mantener el 128B en funcionamiento y su intención es mantenerlo así todo el tiempo posible; dice que verlo en funcionamiento –y lo dice con toda la razón del mundo– sirve para apreciar cómo era una rama de la informática que nunca fue.

(Algunos datos vía Asahi Shimbun; me puso sobre la pista de esta máquina un hilo de Fernand0).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo