Por @Alvy — 9 de Septiembre de 2018

El famoso historiador y divulgador de la ciencia y la tecnología James Burke protagonizó en 1978 este plano en su aclamada miniserie Conexiones para la BBC, concretamente en el episodio 8 (Eat, Drink and Be Merry). Hay quien lo ha denominado «el plano mejor sincronizado de la historia de la televisión» y lo cierto es que mérito no le falta.

Pero… ¿Son las cosas como parecen? Lo que hay a sus espaldas (¡gracias por los detalles, Wicho!) es el cohete Titán IIIE que se lanzó el 20 de agosto de 1977 para enviar al espacio a la sonda Voyager 2 – aunque el documental no se emitió hasta el año siguiente. Y desde luego la NASA no iba a ponerse a repetir lanzamientos hasta que la toma saliera bien. No hay rastros ni pista alguna de que se haya usado un croma –que en aquella época eran de mucha peor calidad que hoy en día– así que parece claro que Burke estaba físicamente allí y simplemente sincronizó perfectamente sus palabras con el instante del lanzamiento.

En el vídeo puede verse cómo en 00:44 hay un cambio de plano bastante obvio, de modo que la clave va desde 00:44 a 00:58, el instante de la ignición. En la narración hay un par de silencios forzados, quizá para afinar el momento exacto y cuando dice «… ¡eso!» señalando con el dedo todavía pasan incluso un par de décimas. Parece claro que además Burke podría estar mirando un panel luminoso con la cuenta atrás o simplemente recibiendo el conteo a través de un pinganillo en su oreja (además de llevar perfectamente memorizado y calculado el tiempo que tardaría en soltar su frase, claro). Esa es la explicación más simple de tan perfecta toma.

¿Y qué decir del sonido? No es menos cierto que cuando apunta con el dedo el sonido de la ignición del cohete coincide exactamente con lo que se está viendo y como apunta la gente en realidad la cámara y el presentador están por lo menos a 3 o 4 km de distancia de la plataforma [según confirma Wicho es el Complejo de Lanzamiento 41, a 6 km], de modo que el sonido debería llegar unos 12-18 segundos más tarde. Evidentemente el sonido de la secuencia está montado/editado a posteriori. No le quita mérito, pero sí un poco de pureza – aunque también hace de la toma resultante algo mucho más espectacular.

§

Este es otro plano más moderno del mismo estilo –aunque sin duda menos llamativo– que también ha sido muy comentado, con Michael Buerk en el primer episodio de How the Victorians Built Britain.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear