Por @Alvy — 1 de Octubre de 2018

El robot HRP-50 del Humanoid Research Group japonés se ve bastante hábil para las tareas estilo Bricomanía. Con esa soltura podría calificarse de un auténtico avance hacia el santro grial del bricolaje: el montaje de los muebles de Ikea por un servil mayordomo mecánico. De momento construye paredes, que no está nada mal.

Con andares que recuerdan un poco al viejo Asimo y un diseño propio del exoesqueleto que utiliza Ripley al final de Aliens, el HRP-50 resulta muy «humanoide», aunque de proporciones un tanto extrañas. Además emplea sus articulaciones de formas un tanto peculiares, aunque eficientes.

Lo más impactante es quizá verlo clavar los tablones de madera en la pared con una pistola de clavos, algo que siempre resulta ligeramente intimidatorio. ¡Glups!

(Vía Spectrum.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear