Por @Alvy — 16 de Julio de 2018

Los movimientos de Hexa son bastante llamativos: por aquello de que tiene forma de arácnido da un poquito de repelús, pero como es redondeado da menos miedo. No es un robot nuevo precisamente (andaba dando vueltas ya en 2016) pero ahora un constructor de robots loco llamado Sun Tianqi le ha puesto una planta en la cabeza.

El resultado: el Hexa se ha vuelto en un discípulo de Carol-Anne la de Poltergeist y «va hacia la luz» en cuanto puede. Y eso que con el precio que tiene (cerca de 1.000 dólares) el Hexa es capaz de hacer bastantes cosas; en su web se puede ver cómo dibuja con un lápiz, sube escaleras y demás. Cuando está buscando la luz además puede detectar si hay una persona delante y entonces pasa al modo «juegos» en una especie de primitiva comunicación de gestos.

En la página en la que su creador describía originalmente el proyecto se puede ver todo lo que puede hacer el pequeñín. Práctico no sé, pero simpático, es.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear