Por Nacho Palou — 2 de Julio de 2008

Demanda por tipos de combustibles
Gráfico: Halón Disparado.

El disparado precio del gasoil no tiene nada que ver con el precio del barril del petróleo, toda vez que la gasolina tiene el mismo origen y no ha incrementado su precio más que un diez por ciento -en el mismo plazo de tiempo en el que el gasóleo ha duplicado su precio.

El motivo del incremento del precio está en el incremento de la demanda y el sistema de producción de las petroleras, que “acostumbradas” a producir más gasolina que diésel de momento no cambian la producción de éste, sino que lo importan ya producido, con el sobre coste que esto conlleva.

El precio del petróleo y de los combustibles: mentiras cotidianas - Hay unos límites físicos a la cantidad de gasolina y gasóleo que puede obtenerse a partir de una cantidad inicial de petróleo en las columnas de destilación de las refinerías. Y, aunque las plantas españolas están ajustadas para obtener el máximo de gasoil y así satisfacer la demanda interna, no consiguen cubrirla por completo. España tiene que importar gasóleo destilado para mantener el abastecimiento, mientras que le sobra gasolina que vende a otros países (como Italia). Aumentar aún más la producción de gasóleos redundaría en una mayor ineficiencia, ya que se producirían más "desechos" (gasolina que nos sobra y hay que vender)

Dado que la producción de uno y otro combustible van ligados en el mismo proceso -dicho en plan simple, no puedes producir más de uno sin, colateralmente, producir más del otro: How Oil Refining Works.

Actualizado (7 julio): algunos lectores han comentado sobre la tabla/gráfico incluida originalmente en esta anotación –que era a lo que se refería en parte y matizaba el artículo original en Halón Disparado– resulta confusa aquí al ser incorrecta. He cambiado la gráfica por otra más adecuada según el punto de vista de esta anotación que es el porqué y no tanto el por cuánto.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear