Por Nacho Palou — 5 de Noviembre de 2013


Imagen: US Navy.

Cerca de un millón de toneladas de escombros viajan por el océano Pacífico formando una especie de isla artificial. Su origen está en los restos y en los escombros causados por el maremoto que azotó las costas de Japón en marzo de 2011.

Según se puede leer en Floating Island of Japan’s Tsunami Debris Headed for U.S. una parte de los restos estarían concentrados cubriendo una superficie con un tamaño parecido al de Tejas y el resto dispersos en un área aún mayor.

La mayoría de los cinco millones de toneladas de restos que se calcula llegaron al mar tras el maremoto se habrían hundido cerca de la costa de Japón, mientras que ya el año pasado algunos restos más livianos, como embarcaciones o pelotas, alcanzaron las costas de Norteamérica.


Imagen: NOAA

La Agencia Meteorológica de EE UU (NOAA) intenta predecir, usando modelos informáticos y observaciones, la ruta que seguirán los desechos y anticiparse a la posibilidad de que alcances las playas y costas de aquel país.

Aunque se descarta que los restos estén contaminados radiactivamente, suponen un riesgo para la navegación y, en caso de alcanzar la costa, pueden poner en peligro playas, ecosistemas, santuarios marinos y demás recursos naturales costeros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear