Por @Wicho — 5 de Febrero de 2020

El vuelo 2193 de Pegasus Airlines del 5 de febrero de 2020, con origen en el Aeropuerto de Esmirna-Adnan Menderes y destino en el Aeropuerto Internacional Sabiha Gökçen de Estambul se ha salido de la pista al aterrizar. El avión ha caído por el terraplén sobre el que está la pista y ha quedado partido en tres trozos. Hay que lamentar tres muertes entre las 183 personas que iban a bordo; 157 han resultado heridas.

El vuelo era operado por el TC-IZK, un Boeing 737-800 construido en 2009.

El avión siniestrado en una foto de julio de 2019 – CC Juke Schweizer
El avión siniestrado en una foto de julio de 2019 – CC Juke Schweizer

En el momento del aterrizaje, que tuvo lugar en la pista 06, el viento soplaba desde los 270° a 41 km/h con ráfagas de hasta 55 km/h, por lo que tendrían el equivalente a entre 35 y 47 km/h de viento de cola. Según los datos del radar el avión tomó tierra unos 1.950 metros más allá del umbral de la pista, lo que le dejaba sólo 1.000 metros para frenar. En cualquier caso, y como siempre. habrá que esperar a los informes oficiales para conocer la causa del incidente.

Pero es cuando menos curioso que el pasado 7 de enero el vuelo 747 de Pegasus Airlines se saliera de esa misma pista, aunque en esa ocasión no hubo que lamentar heridos entre las 169 personas que iban a bordo.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear