Por @Alvy — 6 de Agosto de 2018

El Boeing 747 AAC nunca pasó de la fase conceptual y aunque hoy puede parecernos una «idea loca» en su momento tuvo su aquel. Según cuentan en este vídeo de Yaboinav Aviation todo vino de que los dirigibles de los años 20 y 30 se veían muy poderosos y capaces de transportar pequeños cazas –el Hindenbug era tan largo como tres 747, y Estados Unidos tenía el USS Akron y el USS Makin, casi tan grandes– así que… ¿por qué no aplicar la idea del barco portaaviones en uno de los nuevos aviones a reacción?

Según los planes del momento de la Boeing –recordemos que en aquel momento se imaginaban hasta aviones e hidroaviones atómicos– un portaviones volador del tamaño del 747 actuaría como nave nodriza y podría llevar hasta una decena de pequeños microcazas en su interior. Saldrían por la «panza» al llegar al destino, actuando como naves de corto alcance para el combate aire-aire o aire-tierra y luego volverían para ser recogidos con un mecanismo especial.

747 AAC

En el interior del 747 AAC habría espacio para los diez cazas -apilándolos convenientemente unos encima de otros– y también para las tripulaciones, armas, piezas de recambio, mecánicos y hasta una sala de reuniones. Un lujo de aeronave, vamos. Aunque había equipos de ingenieros diciendo que era perfectamente posible y otros que no, el asunto acabó olvidándose – al menos hasta la actualidad en la que los pequeños drones sin piloto con su reducido tamaño han hecho de la idea algo no tan imposible.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear