Por @Wicho — 28 de Febrero de 2020

En How Boeing Will Get the 737 MAX Flying Again se puede ver un resumen de los pasos que tendrán que seguir Boeing y las aerolíneas para volver a poner el 737 MAX en servicio después de que haya recibido la autorización por parte de la Autoridad Federal de Avisción de los Estados Unidos (FAA) para ello.

De forma resumida:

  1. Tendrán que revisar y poner a punto los 387 MAX que ya habían sido entregados y que llevan ya casi un año parados. No es que estén abandonados en las plataformas de los aeropuertos pero tampoco están recibiendo el mantenimiento diario de un avión que está en servicio. Además habrá que instalarles las actualizaciones que la FAA y el resto de autoridades de aviación indiquen. Para esto hacen falta un montón de mecánicos y como un par de semanas por avión.
  2. Boeing tendrá que terminar de preparar los aproximadamente 400 MAX que no pudo entregar después de que se prohibiera el vuelo de este avión. Se calcula que tardarán como un año en poder revisarlos y entregarlos todos.
  3. En cuanto las aerolíneas empiecen a disponer de los MAX tendrán que integrarlos en su programación de vuelos. Esto puede ser más o menos complicado según la época del año en la que reciban la autorización y los aviones empiecen a estar listos.

Y eso sin tener en cuenta el problema de la formación de las tripulaciones. Si la FAA decide que va a ser necesario que pasen por el simulador –y ahora mismo la propia Boeing lo recomienda– resulta que sólo hay 34 simuladores del MAX en todo el mundo. En el vídeo hablan de 5.000 pilotos y de que serían necesarios dos meses con los simuladores funcionando 24/7 para formarlos. Pero sólo las aerolíneas estadounidenses que vuelan el MAX tienen el triple de esa cifra de pilotos. Y los simuladores no van a ser tan eficientes como para estar en activo las 24 horas del día siente días a la semana.

Y luego queda el asunto, que dista de ser trivial, de ver la reacción del público ante la vuelta al servicio del MAX. Históricamente, dice el vídeo, ningún avión que haya sufrido un parón similar ha tenido problemas de rechazo por parte de las personas que tenían que volar en ellos. Pero también es cierto que lo del MAX ha sido mucho muy mediático y que ahora esas personas disponen de mucha más información que antes. Por ejemplo, lo habitual ahora es que veas el tipo de avión en el que vas a volar a la hora de hacer una reserva. Y también están el efecto caja de resonancia de las redes sociales, claro. Boeing está preparando campañas de información al respecto.

Aunque no hay que olvidar que por ahora aún no hay fecha para que la FAA dé el visto bueno de nuevo al MAX. Y que no encuentren ningún problema más.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD