Por @Wicho — 19 de Febrero de 2020

Interior de uno de los tanques de combustible de un KC-135 – U.S. Air Force photo/Tech. Sgt. Michael Lee Brown
Interior de uno de los tanques de combustible de un KC-135 – U.S. Air Force photo/Tech. Sgt. Michael Lee Brown

Según desvelaba Leeham News en Boeing finds debris left in new 737 MAXes, now in storage parece ser que un número indeterminado de Boeing 737 MAX han salido de fábrica con herramientas y trapos olvidados en el interior de sus depósitos de combustible.

Ni falta hace decir que esto es algo extremadamente grave. Esas herramientas sueltas pueden dañar sensores o cableado en los depósitos; los trapos pueden llegar a bloquear conducciones de combustible.

Este descubrimiento ha obligado a revisar los algo más de 400 MAX que salieron de la línea de producción desde que se prohibió volar al modelo y que por tanto no han sido entregados aún a sus propietarios. Y hay que valorar si hay que hacer estas revisiones en los que ya habían sido entregados. Es un proceso que puede llevar unos tres días entre que se vacía el depósito, de deja tiempo a que se evaporen restos de combustible y vapores, se hace la inspección y se cierra de nuevo. No debería influir en la fecha de vuelta al servicio del modelo cuando la Autoridad federal de Aviación de los Estados Unidos la apruebe.

Este nuevo problema no tiene nada que ver con los fallos de diseño y por ende de funcionamiento del MCAS, el sistema diseñado para evitar que el MAX se encabrite demasiado y que fue causante de los accidentes del vuelo 610 de Lion Air y del 302 de Ethiopian que hicieron que al MAX se le retirara el permiso para volar.

Mark Jenks, el vicepresidente de Boeing encargado del MAX, ha enviado esta carta a los empleados:

Equipo,

En estos tiempos difíciles nuestros clientes y las personas que vuelan en nuestros aviones cuentan con nosotros para hacer nuestro mejor trabajo cada día. Es por eso que estamos tomando medidas después de que una serie de objetos extraños (FOD) fueran encontrados recientemente en los tanques de combustible de varios aviones 737 MAX almacenados.

Los FOD son absolutamente inaceptables. Uno que se cuele es demasiado. Con vuestra ayuda y concentración, eliminaremos los FOD de nuestro sistema de producción.

Ya hemos celebrado una serie de reuniones en Renton con compañeros de equipo en la fábrica para compartir un nuevo proceso para que no aparezca más FOD. Este proceso incluye:

  • Instrucciones actualizadas y listas de comprobación obligatorias para los compañeros de equipo que trabajan con los depósitos de combustible.
  • Verificaciones adicionales que incluyen inspecciones, auditorías y revisiones en nuestro proceso de cierre de tanques para asegurar que no hay FOD dentro de los tanques de combustible.
  • Se han añadido nuevos carteles en estas áreas de trabajo para ayudar a recordar a los compañeros de equipo los pasos apropiados a seguir.

El éxito de esta iniciativa depende de vosotros. Necesitamos que todo nuestro equipo haga de esto una prioridad. Gracias por su compromiso de poner seguridad, calidad e integridad en todo lo que hacemos.

Pero no es la primera vez que aparecen restos en un avión de Boeing recién entregado; la Fuerza Aérea de los Estados Unidos suspendió la recepción de aviones nodriza KC-46 a principios de 2019 cuando se encontraron con problemas similares.

Si a esto le unimos los problemas que Boeing ha tenido con el desarrollo del software de la cápsula espacial tripulada Starliner, que estuvo a punto de no volver de su primera misión de prueba, está claro que la cultura de la chapuza está definitivamente instalada en Boeing.

Y eso es un problemón que no sé yo si una carta a los empleados conseguirá solucionar.

(Gracias por el aviso, Daniel).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD