Por @Alvy — 18 de Diciembre de 2019

Como ayer fue el aniversario del vuelo de los Hermanos Wright el 17 de diciembre de 1903 en el Wright Flyer (también conocido como Flyer I) me encontré en Twitter varias referencias, incluyendo una a este vídeo de Learn Engineering que explica algunos detalles curiosos de su diseño e ingeniería.

Parte del mérito la tiene que los hermanos Wright eran unos tipos sin educación formal más allá de lo más básico; de hecho trabajaban fabricando bicicletas desde que dejaron el colegio. Algo que hace que su brillante anticipación a ciertos problemas físicos importantes en el diseño del Flyer I –que además patentaron– sea especialmente brillante. Entre esos detalles están:

  • El uso de alas curvas, alta velocidad y el aumento del ángulo de ataque para generar sustentación.
  • Las dos hélices giraban en sentidos opuestos para evitar el efecto de precesión giroscópica, que hubiera hecho inmanejable el aparato.
  • Las hélices eran largas y ligeras para una propulsión más eficiente.
  • Calcularon que se necesitaría un motor de al menos 8 CV pero no debía pesar más de 90 kg. Finalmente construyeron uno que proporcionaba 12 CV.
  • Usaron aluminio para el motor, material poco habitual entonces.
  • La transferencia de potencia a las hélices se hacía con unas cadenas como las de las bicicletas.
  • Usaron una pista de tablones de 20 metros para el despegue, una especie de «raíl», para evitar el exceso de rozamiento que supondría rodar sobre la arena del terreno de Kitty Hawk.
  • El control del avión se hacía manejando con las manos un estabilizador frontal; los giros se hacían alabeando las alas (con la cadera), que además iban ingeniosamente unidas al timón de profundidad. El piloto iba tumbado boca abajo.
  • El peso en vacío del Flyer I era de 274 kg (y el máximo 338 kg). Medía 6,4m de longitud, 12,3m de envergadura, 2,7m de altura y la superficie alar era de 47 m².

Tal y como dicen en Learn Engineering, era «un diseño tan completo y efectivo que incluso los aviones modernos utilizan un siglo y pico después los mismos principios básicos para volar».

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD