Por @Alvy — 19 de Diciembre de 2019

Cada vez son más pequeños y resistentes. Imagínalos en enjambres.

Este pequeño insecto robótico DEAnsect es un invento de la EPFL. Es tan pequeño y «blandito» que sobrevive sin problema a los golpes que recibe como un matamoscas. Normalmente puede moverse mediante vibraciones, reptando a unos 3 cm por segundo. No es gran cosa, pero suficiente para ir de un lado a otro. El material del que está fabricado aguanta deformaciones como las de los golpes sin problemas.

La versión que se ve en el vídeo tiene cables para alimentar los «músculos» con que se mueve, pero también existe en una versión autónoma que se recarga de forma inalámbrica. Su menos de un gramo (de hecho si se le quitara la batería pesaría sólo 0,2 gramos) y aunque no es muy listo el microcontrolador que lleva incorporado le permite realizar unas cuantas funciones básicas.

Por el momento el DEAnsect es una entidad individual pero en próximas versiones quieren hacer que se pueda comunicar con iguales, de modo que formen enjambres capaces de cooperar en algunas tareas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD