Por @Wicho — 24 de Mayo de 2022

Cuando hace unos días hablábamos de la imagen de Sagitario A* (Sgr A*), el agujero negro que está en el centro de la Vía Láctea presentada por el Event Horizon Telescope (EHT, Telescopio del Horizonte de Sucesos). Y decíamos que era una imagen calculada como la media de otras muchas. El vídeo How to Take a Picture of the Milky Way’s Black Hole explica el proceso mediante el que se obtuvo.

Para entender cómo lo hicieron hay que tener presente algunas cosas. Sagitario A* (se dice sagitario a estrella, por cierto) tiene cuatro millones de veces la masa del Sol comprimida en un área de un tamaño similar al de la órbita de Mercurio. Pero está a unos 27.000 años luz. Eso es el copón de lejos. Lo que quiere decir que intentar verlo es como intentar ver un grano de sal en Nueva York desde Los Ángeles, separadas por unos 4.000 kilómetros. A escala europea, es como intentar ver ese grano de sal en Moscú desde Lisboa, aunque aún faltarían unos 100 kilómetros.

Ver algo con un tamaño aparente tan diminuto exige el uso de un telescopio enorme. Un radiotelescopio, en este caso, pues el EHT observa el cielo usando ondas de radio. Enorme tipo tamaño de la Tierra. Algo que obviamente es imposible, al menos para nuestra tecnología actual. Pero gracias a la interferometría somos capaces de asociar imágenes de varios radiotelescopios situados en distintos lugares del planeta de tal forma que es como si observáramos con uno de miles de kilómetros.

Los radiotelescopios más próximos entre sí son capaces de resolver los detalles más grandes del objeto observado. Los más lejanos, los más finos. Además lo que ven depende del ángulo que forman entre si con respecto al objeto observado. Así que con la rotación de la Tierra se van obteniendo más detalles.

Pero como tampoco tenemos tantísimos radiotelescopios hay ciertos ángulos que quedan sin cubrir, así que hay que interpolar –que es una palabra bonita para decir inventar pero con conocimiento de causa–las imágenes que faltan. En el vídeo lo comparan como escuchar una partitura tocada en un piano al que le faltan teclas e intentar inferir lo que falta el sonido de lo que realmente oyes.

Además, para complicar un poquito más el asunto, Sagitario A* gira muy rápido sobre su eje. En términos de una foto de toda la vida eso hace que las imágenes que capta el EHT salgan movidas. Así que toca también intentar eliminar ese movimiento.

Para todo ello las personas que trabajan en la parte informática del EHT desarrollaron distintos algoritmos que procesan los datos obtenidos para generar las imágenes teniendo en cuenta todos los peros citados. Aunque todos ellos tenían que generar imágenes consistentes con los datos obtenidos. Y con ellos generaron miles de imágenes.

Mosaico con algunas decenas de los miles de imágenes obtenidas por el EHT – EHT
Mosaico con algunas decenas de los miles de imágenes obtenidas por el EHT – EHT

De ellas descartaron aquellas en las que aparecen características poco frecuentes, llegando al final del proceso a la imagen presentada hace unos días. Pero la idea es seguir recogiendo datos con más radiotelescopios y refinar los algoritmos para obtener imágenes aún mejores de Sagitario A*.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro