Por @Alvy — 26 de Febrero de 2022

Tenía por ahí guardado un enlace a este trabajo sobre una inyección de «nanoantenas» para dotar de visión infrarroja a los mamíferos, un invento propio de «científicos locos» que es tal como suena. Se publicó en la revista Cell, aunque no he visto que haya habido más actualizaciones, así que la cosa igual no llegó a ningún lado.

La técnica consistía en inyectar unas nanopartículas sensible a la luz a partir de 700 nm, una longitud de onda que normalmente queda fuera del espectro visible para los mamíferos. De ahí que las llamen «nanoantenas». La idea es que esas nanopartículas quedan ancladas en los fotorreceptores de la retina y reaccionan ante la luz no visible; los fotones de baja energía quedan en cierto modo «amplificados» por las partículas. Y como interactúan con las terminaciones nerviosas de la retina, el sujeto –sea bicho o humano– percibiría los cambios en el entorno visualmente, aunque fuera del espectro visible de forma natural.

Para las pruebas inyectaron estos materiales a un grupo de ratas, y comprobaron si eran capaces de resolver los clásicos problemas de detección de patrones para conseguir comida: laberintos, señales, premios… Consiguieron crear –en cierto modo– unas super-ratas con el superpoder de la visión infrarroja. Por lado siguen viendo bien y comportándose como de costumbre, no intentaron dominar el mundo ni nada.

Y recordemos: más allá de estos simpáticos roedores modificados para los experimentos no he leído que haya habido más avances, así que de momento no se puede aplicar a humanos, aunque esa sería la idea, claro.

Bonus: el amenazador aspecto de las ratas de ojos verde fosforito, acojona.

Malus: el uso de la Comic Sans al comienzo del vídeo de presentación.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC