Por Nacho Palou — 6 de Noviembre de 2018

Capa de ozono noviembre 2018
Niveles de ozono sobre el polo sur en noviembre de 2018. Los colores púrpura y azul son donde hay menos ozono, y los amarillos y rojos son donde hay más ozono. Imagen: NASA / Ozone Hole Watch.

A principios de año la NASA confirmó que el Protocolo de Montreal para preservar la capa de ozono había funcionado y confirmaba la recuperación parcial de la capa de ozono, la capa de la atmósfera que protege la tierra del exceso de radiación ultravioleta.

El Protocolo de Montreal entró en vigor en 1989 para imponer reducciones en el uso y la producción de clorofluorocarbonos (CFC) y compuestos relacionados, elementos causantes del efecto conocido popularmente como "agujero" en la capa de ozono.

Ahora, según un informe respaldado por Naciones Unidas, "el ozono presente en la estratosfera se ha recuperado a una ritmo de entre el 1 y el 3 por ciento desde el año 2000 y, según las proyecciones el ozono del hemisferio norte y de la latitud media se recuperará completamente en la década de 2030, seguido por el hemisferio sur en la década de 2050 y las regiones polares en 2060."

Esta recuperación ofrece "un rayo esperanza" a las iniciativas y acciones dirigidas a combatir el calentamiento global un mes después de que el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) publicara un informe que describía los efectos devastadores que tendrá un aumento de 2° en la temperatura promedio de la Tierra con respecto a los niveles anteriores a la era industrial.

Si se aplican plenamente esas acciones, dicen desde Naciones Unidas,"el mundo puede evitar hasta un 0,4 por ciento del calentamiento global en este siglo, lo que será un logro importante para mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2°."

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear