Por @Wicho — 4 de Julio de 2022

Tal día como hoy de 1997 el rover Sojourner de la NASA tomaba tierra en Marte montado en la plataforma de descenso de la misión Mars Pathfinder. No sería hasta el día siguiente cuando bajó de ella para convertirse en el primer vehículo en rodar sobre el planeta rojo; en el primer vehículo en rodar sobre otro planeta.

Aunque es posible que el PrOP-M que iba a bordo de la Mars 3 soviética se le adelantara unos años. Sólo que probablemente nunca lo sabremos. Y es seguro que los Lunojod tienen el honor de ser el primer vehículo en rodar sobre otro astro: el Lunojod 1 llegó a la Luna el 17 de noviembre de 1970.

Sojourner, con el tamaño aproximado de un microondas y 11,5 kilos de peso, estaba diseñado para durar siete días con una posible extensión de la misión hasta 30, pero seguía activo para cuando se perdió la comunicación con el aterrizador en el día 83 de la misión. El aterrizador servía de relé de comunicaciones con el rover, así que la NASA nunca más pudo ponerse en contacto con él. Aunque entra dentro de lo posible que siguiera en funcionamiento unos días más mientras intentaba comunicarse con el control de la misión.

Su nombre es un homenaje a Sojourner Truth, una abolicionista y activista por los derechos de la mujer estadounidense. El lugar de aterrizaje fue bautizado Estación memorial Carl Sagan en homenaje, obviamente, a Carl Sagan, uno de los más firmes defensores de enviar misiones a Marte.

Sojourner sobre Marte fotografiado por su aterrizador – NASA/JPL
Sojourner sobre Marte fotografiado por su aterrizador – NASA/JPL

El aterrizador llevaba un par de cámaras estéreo con las que obtener imágenes de su entorno y de Sojourner. También llevaba a bordo la estación meteorológica ASI/MET, de Atmospheric Structure Instrument/Meteorology Package o Paquete de instrumentos de estructura atmosférica/meteorología. Sojourner, por su parte, llevaba dos cámaras monocromas en la parte frontal y una en color en la parte trasera, así como un espectrómetro que le permitía estudiar la composición de las rocas o del suelo contra las que lo colocaba. También incluía unos sensores en una de sus ruedas para medir lo abrasivo que era el suelo y otro en la parte superior para medir la pérdida de eficacia de sus paneles solares debida a la acumulación de polvo.

Si esto os suena parecido a Spirit u Opportunity, es que Sojourner y su aterrizador eran demostradores tecnológicos para estas misiones: probaron el sistema de aterrizaje mediante airbags y el sistema de navegación autónoma que utilizarían sus sucesores.

Desde el aterrizaje hasta la transmisión final de datos del 27 de septiembre de 1997, Sojourner y su plataforma enviaron a casa 2.300 millones de bits de información. Incluían más de 16.500 imágenes del módulo de aterrizaje y 550 imágenes del rover, así como más de 15 análisis químicos de las rocas y el suelo y montones de datos sobre los vientos y otros factores meteorológicos. Los resultados de las investigaciones llevadas a cabo por los instrumentos científicos tanto del módulo de aterrizaje como del rover sugirieron que Marte en algún momento de su pasado fue cálido y húmedo, algo que fue corroborado por sucesivas misiones.

También cambiaron la forma en la que las personas a las que nos interesa la investigación espacial esperamos recibir las novedades de las misiones espaciales. El equipo de la misión se encargaba de escanear y subir al servidor web de la misión las fotos según estaban disponibles. Y había tal «ansiaviva» de verlas que ya en el primer día la web de la misión sirvió más de 30 millones de páginas. Que para el primer fin de semana –Sojourner aterrizó un martes– se habían convertido ya en 80 millones al día. De hecho la enorme demanda de imágenes de la misión llegó a causar problemas en la Internet de aquellos tiempos en algunos países.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro