Por @Wicho — 4 de Septiembre de 2018

El agujero en cuestión

Después de informar del sellado de una pequeña fuga de aire en el módulo orbital de la Soyuz MS-09 el pasado 30 de agosto ni la NASA ni Roscosmos ni ninguno de los otros socios de la Estación Espacial Internacional, donde está atacada esa Soyuz, dieron mas información al respecto.

Aunque en un vídeo de la serie Space to Ground de la NASA publicado el día 31 y que apenas duró unos minutos en línea se podía ver la imagen de ahí arriba mientras informaban de la reparación en cuestión. Esa imagen daba mucho que pensar porque el agujero es demasiado simétrico como para haber sido causado por el impacto de un micrometeorito o de algún resto minúsculo de basura espacial, por no hablar de lo que parecen tres marcas de una broca que hubiera resbalado sobre el panel en el que está el agujero.

Y finalmente Dmitry Rogozin, el director de Roscosmos, el equivalente ruso a la NASA, ha reconocido que alguien en algún momento hizo un agujero donde no debía. En sus declaraciones deja la posibilidad abierta de que el agujero haya sido hecho en órbita pero es descabellado pensar que a ninguna de las personas que ocupan la Estación Espacial Internacional le haya podido dar por taladrar nada en la Soyuz, por no hablar de cómo podría haber hecho para que no se enterara nadie más.

Así que todo apunta a que un operario de RKK Energiya metió las patas durante el proceso de construcción de la Soyuz MS-09 y en lugar de avisar lo intentó solucionar tapando el agujero con algún tipo de pegamento o similar que permitió a la MS-09 pasar sus pruebas de vacío en tierra pero que al final se ha soltado.

Y este escenario es en realidad mucho más preocupante que si el agujero lo hubiera provocad en realidad un resto de basura espacial o un micrometeoriro porque quiere decir que los procedimientos de control en RKK Energiyano son todo lo exhaustivos que deberían ser. Por no hablar de la profesionalidad de quien quiera que haya hecho ese agujero, que en lugar de avisar de su error hizo una ñapa para salir del paso.

Se ha creado una comisión que investigará el incidente pero habrá que ver si esto afectará a futuros lanzamientos de cápsulas Soyuz, de las que la MS-09 y MS-10 están ya en la fase final de sus preparativos para ser declaradas listas para ser lanzadas.

***

El agujero en cuestión

La reparación, hecha con gasa empapada en resina epoxídica, algo no muy del agrado de Andrew Feustel, actual comandante de la Estación, está aguantando.

Pero todo parece indicar que habrá que intervenir de nuevo, ya que el detector de fugar aún la oye. El detector de fugas es un dispositivo que tiene un micrófono capaz de oír sonidos extremadamente agudos que un oído no capta y que son los que produce una fuga muy pequeña. Es como cuando hinchas un globo y dejas luego salir el aire: si estiras la boquilla para hacer el agujero muy pequeño el sonido se va haciendo cada vez más agudo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear