Por @Wicho — 4 de Diciembre de 2018

Unas barritas de alimento contaminadas con moho para los 40 ratones que van a viajar a bordo, que han tenido que ser cambiadas a última hora, han provocado el aplazamiento de 24 horas del lanzamiento de la cápsula de carga Dragon CRS-16 rumbo a la Estación Espacial Internacional. Creo que es uno de los motivos de aplazamiento para el lanzamiento de un cohete más «originales» que he visto jamás. También van a bordo 32.000 gusanos para estudiar la pérdida muscular en el espacio, pero se ve que comen otra cosa.

El retraso es debido a que no se puede ir a cualquier tienda de animales de la zona a comprar otras barritas sino que ha habido que esperar a que enviaran más –convenientemente certificadas para cumplir las especificaciones del experimento– desde el Centro de investigación Ames de la NASA. Y entre que iban a llegar muy justas y que la previsión meteorológica no era especialmente buena SpaceX y la NASA han optado por esas 24 horas extra, que dan tiempo a cambiar las barritas con calma y de paso hacen subir a un 90% las probabilidades de que la meteorología acompañe.

La cápsula que se utilizará en esta misión es la misma que voló como Dragon 10 a principios de 2017. Es la quinta vez que se reutiliza una Dragon. Lleva a bordo 2.573 kilos de experimentos –incluyendo uno que tiene que ver con la cerveza–, provisiones para la tripulación, y componentes para la Estación Espacial Internacional.

En el maletero de la Dragon 16 viajan el experimento RRM3, de Robotic Refueling Mission 3, (a la izquierda) para ensayar el repostaje de satélites en órbita y GEDI, de Global Ecosystem Dynamics Investigation lidar (a la derecha), un instrumento diseñado para estudiar cómo la deforestación contribuye a la concentración de CO2 en la atmósfera.

Cambio de barritas mediante el lanzamiento está ahora previsto para las 19:16 del miércoles 5 de diciembre de 2018 desde el Complejo de lanzamiento 40 de Cabo Cañaveral, con el retorno de la primera etapa a la Plataforma de aterrizaje 1, la misma que utilizaron los propulsores laterales del Falcon Heavy. Como es de rigor se podrá seguir a través de Internet.

La cápsula llegará a la EEI el sábado 8 y permanecerá atracada en ella hasta mediados de enero de 2019, cuando volverá a Tierra con muestras de experimentos y otros materiales.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear