Por @Wicho — 19 de Marzo de 2020

El primer Larga Marcha 7A en la plataforma de lanzamiento - CASC
El primer Larga Marcha 7A en la plataforma de lanzamiento - China Aerospace Science and Technology Corp (CASC)

El pasado 16 de marzo de 2020 China lanzó su primer Larga Marcha 7A. Es una variante del Larga Marcha 7 que usa la tercera etapa de un Larga Marcha 3B para efectuar lanzamientos a órbita de transferencia geoestacionaria (GTO). La idea es que esta variante se convierta en el cohete de referencia para lanzamientos de satélites de telecomunicaciones y para misiones a otros planetas.

Su capacidad es de unas 7 toneladas a GTO. Es similar a la de un Atlas V, un Delta IV, la de un Falcon 9 cuando se lanza sin intentar reutilizar la primera etapa, o la de un Falcon Heavy en el que se recuperen las tres primeras etapas.

Pero ese primer lanzamiento fracasó sin que se sepan aún las causas ni con exactitud en qué etapa se produjo el fallo. Además, como sus distintas etapas comparten motores con otros cohetes de la familia Larga Marcha el fallo puede afectar otros modelos.

En el caso de que haya fallado la primera etapa podrían verse afectados también los Larga Marcha 5, 6, 7 y 8, aunque este último aún está en desarrollo y no ha volado nunca. Un fallo en la segunda etapa podría afectar a los Larga Marcha 6 y 7. En la tercera al Larga Marcha 3 y puede que al Larga Marcha 5 pero no al 5B.

Así que está por ver si y cómo el fallo de este lanzamiento afecta a futuros lanzamientos previstos para este año. El más preocupante en un plazo inmediato es el de la misión Huoxing-1 a Marte. Usará un Larga Marcha 5 y tiene que producirse en julio para aprovechar la ventana de lanzamiento de 2020.

El Larga Marcha 7, por su parte, ha volado en dos ocasiones hasta la fecha, una en junio de 2016 poner en órbita un modelo de la nueva cápsula tripulada china y otra en abril de 2017 para lanzar el primer carguero espacial Tianzhou. Los dos lanzamientos se llevaron a cabo sin problemas.

Este cohete está destinado a sustituir a modelos anteriores que usan propelentes tóxicos; el LM-7 utiliza oxígeno líquido y RP-1, que no es más que una variante refinada del queroseno.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD