Por @Wicho — 10 de Enero de 2023

Esta pasada noche, con varios meses de retraso sobre las previsiones iniciales mientras la burocracia terminaba de girar sus engranajes para otorgar los permisos necesarios, Virgin Orbit lanzaba su primera misión desde fuera de los Estados Unidos, en concreto desde el Reino Unido. Pero un fallo en la segunda etapa del LauncherOne impidió que las cargas útiles entraran en órbita, con lo que el lanzamiento ha fallado.

Cosmic Girl, el Boeing 747 modificado para servir como avión nodriza en los lanzamientos de la empresa, despegó del Espaciopuerto de Cornualles; por eso se está diciendo que es el primer lanzamiento orbital desde el Reino Unido. Aunque en realidad para cuando el cohete se separó del avión ya volaban sobre aguas internacionales, así que lo de «desde el Reino Unido» parece un poco cogido por los pelos.

Habrá que esperar a Orbex Space y Skyrora para ver lanzamientos espaciales desde el Reino Unido propiamente dicho, aunque parece poco probable que ninguna de las dos empresas lo consiga antes de 2024. Pero no hay que olvidar que el país fue el tercero en desarrollar y lanzar un cohete por medios propios allá a finales de los 60 y principios de los 70 con el Black Arrow. Aunque los cuatro lanzamientos fueron llevados a cabo desde Australia.


Uno de los cuatro Black Arrow en la plataforma de lanzamiento de Woomera. Sí, el Black Arrow es el vehículo más parecido a un lápiz de labios que he visto en mucho tiempo

En cualquier caso, Virgin Orbit le había dado mucha importancia a este lanzamiento como demostración de la capacidad de su cohete de ir a dónde están las cargas útiles a lanzar y no al revés. Así que es un serio varapalo para la empresa de cara a su imagen pública; y también lo es de cara a establecer una cierta cadencia de lanzamientos que le permita afianzar su modelo de negocio. De hecho las acciones de la empresa cayeron según se supo del fallo del lanzamiento. Y hay dudas de cara a su viabilidad económica más allá de marzo.

Escudo de la misión: es un pentágono alargado hacia abajo en el que sale un LauncherOne en el centro rodeado por los nombres de las instituciones que participan en el lanzamiento y los nombres de los satélites a lo largo de los dados del pentágonoStart Me Up era una misión para el Ministerio de Defensa del Reino Unido (MOD) y la Oficina Nacional de Reconocimiento de Estados Unidos (NRO) cuya carga útil eran ocho satélites con distintos usos. Entre ellos estaban el Amber-1, el primero de los más de 20 satélites que darán información de Vigilancia del dominio marítimo a sus usuarios; ForgeStar-0, un satélite retornable que servirá como demostrador de procesos de fabricación en el espacio; o AMAN, el primer satélite artificial de Omán.

El fallo de anoche deja el registro del LauncherOne en dos fallos de seis intentos: falló su primer lanzamiento allá por mayo de 2020, que fue seguido por cuatro lanzamientos con éxito hasta el fallo de anoche.

La empresa está en Twitter como @VirginOrbit; el espaciopuerto es @SpaceCornwall.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear


PUBLICIDAD



Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro