Por @Wicho — 29 de Diciembre de 2018

Este grupo de personas es parte del equipo de la sonda japonesa Hayabusa 2 de la Agencia Japonesa de Exploracion Aeroespacial (JAXA), que ha pasado sin problemas el periodo de conjunción del asteroide Ryugu con el Sol. Fueron las semanas durante las que Ryugu –y por tanto Hayabusa 2– estaban tan cerca del Sol vistos desde la Tierra que era imposible comunicarse con la sonda.

Para ello el equipo de la misión programó una trayectoria que la llevó a alejarse hasta unos 110 kilómetros de Ryugu para luego ir volviendo poco a poco.

Trayectoria prevista de Hayabusa 2 durante la conjunción

En esta última semana las señales de la baliza de Hayabusa 2 han empezado a recibirse cada vez mejor y después ya ha sido posible acceder a la telemetría de la sonda y descargar los datos almacenados en su memoria durante la conjunción, que indican que todo ha funcionado a la perfección.

Así que ya están listos para reanudar la actividad de la misión, a la que aún le queda depositar sobre la superficie de Ryugu al rover Minerva-II-2 así como tomar muestras en al menos tres lugares del asteroide, uno de ellos en un cráter que creará la propia sonda disparándole un proyectil.

El estudio de esas muestras, que está previsto que lleguen a la Tierra a finales de 2020, nos permitirá conocer Ryugu a nivel microscópico; los datos que obtenga Hayabusa 2 con sus instrumentos nos permiten conocerlo a nivel global; y los datos que han obtenido, están obteniendo y obtendrán los rover de la misión nos permitirán conocerlo a nivel local.

Es una misión muy similar a la Hayabusa original, que trajo muestras del asteroide Itokawa. Aunque Ryugu es un asteroide tipo C, con alto contenido en carbono, mientras que Itokawa lo es de tipo S, fundamentalmente rocoso. Pero ambos son una muestra conservada de los primeros tiempos del sistema solar; de ahí el interés en su estudio.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear