Por @Wicho — 4 de Octubre de 2018

Al final MASCOT, el rover diseñado por el DRL, el Centro Aeroespacial Alemán, y el CNES, el Centro Nacional de Estudios Espaciales francés, para estudiar la superficie del asteroide Ryugu duró un poco más de lo previsto y estuvo transmitiendo datos durante 17 horas.

De hecho estaba aún en activo cuando la rotación del asteroide le hizo perder el contacto con Hayabusa 2, así que no está nada mal: la duración mínima de la batería se estimaba en 12 horas aunque esperaban que llegara a las 16. La hora extra le permitió recoger datos de algo más de un 10% de un tercer día en Ryugu.

MASCOT en Ryugu
MASCOT en Ryugu – DLR

Todos los datos obtenidos por sus cuatro instrumentos han sido transferidos a la memoria de Hayabusa 2 y ahora habrá que esperar a que sean descargados aprovechando los slots de comunicaciones disponibles en la Deep Space Network; la descarga tampoco es excesivamente rápida porque Ryugu y Hayabusa 2 están a unos 325 millones de kilómetros de la Tierra.

Los cuatro instrumentos de MASCOT –una cámara, un espectrómetro de infrarrojos, un magnetómetro y un radiómetro– han obtenido datos que permitirán a los científicos estudiar la composición mineralógica y geológica de la superficie de Ryugu, así como su temperatura y su campo magnético.

Pero los espaciotrastornados lo que queremos es ver ya fotos.

De los que no sabemos nada desde hace días es de los Minerva-II 1A y 1B, que llevan paneles solares que en pincipio les debían permitir mantenerse activos hasta que Hayabusa 2 emprendiera el camino de vuelta a casa a finales de 2019.

Hayabusa 2 es la primera misión de la historia que ha conseguido colocar ningún tipo de sonda sobre la sueprficie de un asteroide. La misión Hayabusa original lo intentó con un aterrizador llamado Minerva que se perdió en el espacio a causa de una maniobra de despliegue mal ejecutada. Aunque no hay que dejar de mencionar la sonda NEAR Shoemaker de la NASA, que el 12 de febrero de 2001, al final de su misión, se posó en el asteroide Shoemaker. A pesar de no haber sido diseñada para ello llegó a funcionar durante varios días después de su aterrizaje.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear