Por @Wicho — 30 de Abril de 2022

En la noche del 29 de abril de 2022 Rusia hizo por fin el primer lanzamiento orbital de un cohete Angará 1.2 después de más de 25 años de desarrollo –el proyecto fue aprobado por Borís Yeltsin el 6 de enero de 1995– en los que hubo varias idas y venidas en cuanto a la financiación y al diseño del cohete. De hecho es posible que si llevas leyendo Microsiervos unos cuantos años y tienes buena memoria recuerdes que en el verano de 2014 Rusia lanzó el Angará 1.2PP en un vuelo suborbital de prueba. La diferencia principal entre el PP, de Pervi Poliot, o primer vuelo, y el Angará 1.2 anzado anoche es que tiene una segunda etapa distinta, diseñada específicamente para esta variante del Angará.

No se sabe mucho de la carga útil del lanzamiento más allá de que pertenece a las Fuerzas Aeroespaciales Rusas y que ha sido designado Kosmos 2555 tras entrar en órbita. Aunque se especula que es un satélite de observación terrestre mediante radar.

La familia de cohetes Angará, después de esos años de idas y venidas antes mencionados, consta ahora de dos cohetes: el Angará 1.2 y el Angará 5. Usan numerosos componentes comunes para abaratar costes, aunque la segunda etapa del 1.2 al final ha tenido que ser diferente para poder cumplir con los requisitos de capacidad que se le exigen. Y utilizan queroseno y oxígeno líquido como propelentes, a diferencia los Rokot, Dnepr o Protón que van a sustituir –eventualmente– que utilizan propergoles hipergólicos, altamente tóxicos.

El Angará 1.2 tiene una capacidad máxima de 3.800 kg a órbita baja terrestre. El Angará A5, que utiliza cuatro propulsores laterales extra, una segunda etapa más grande, y montar si es necesario una tercera etapa, puede llegar hasta las 23 toneladas. Es el cohete que, alguna vez, lanzará la nueva cápsula tripulada Federación.

Rusia contaba con que los Angará no sólo cubrieran las necesidades de las fuerzas armadas rusas y de Roscosmos, la agencia espacial rusa, sino también con conseguir hacer lanzamientos para clientes de otros países. Aunque ese mercado ha quedado muy mermado a causa de las sanciones impuestas por buena parte de la comunidad internacional a Rusia por la invasión de Ucrania. De hecho el segundo lanzamiento de un Angará en 2002, previsto para julio, es el del satélite de telecomunicaciones Ekspress-AMU para Roscosmos y todo sigue en curso para él. Pero el tercero y último lanzamiento era el del satélite de observación terrestre surcoreano KOMPSAT-6, pero en estos momentos ese lanzamiento está en el aire.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo