Por @Wicho — 26 de Octubre de 2018

Virgin_Orbit ha dado un paso adelante importante para la entrada en servicio de su cohete LauncherOne al haberlo conectado por primera vez al Boeing 747 Cosmic Girl que se encargará de lanzarlo. El objetivo de esta primera prueba es comprobar que todo encaja físicamente y que los distintos sistemas como por ejemplo el eléctrico y el informático funcionan como se espera.

Marte a vista de CubeSat

Marte a vista de CubeSat

Marte a vista de CubeSat

Un LauncherOne mide un poco más de 23 metros de largo y pesa algo menos de 26.000 kilos. Es capaz de colocar hasta 300 kilos en órbita heliosíncrona de 500 kilómetros o 500 kilos a 230 kilómetros.

La ventaja de lanzar un cohete desde un avión es que el lanzamiento se realiza sobre el océano, con lo que no hay que esperar turno en una plataforma de lanzamiento, lo que puede suponer meses o años de retraso. Además, dado que se lanza desde algo más de 30.000 pies de altitud, algo más de 9 kilómetros, es mucho menos probable que la meteorología en tierra o el viento en altura puedan retrasar el lanzamiento.

Virgin Orbit espera empezar en breve las pruebas, para las que Cosmic Girl volará con un LauncherOne lastrado con agua y los lanzamientos comerciales en 2019.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear