Por @Wicho — 5 de Septiembre de 2019

Separación
Separación del orbitador y del aterrizador - ISRO

La misión india Chandrayaan-2 ha dado otro importante paso con la separación en órbita lunar del orbitador y del aterrizador. El orbitador, que no ha sido bautizado, estudiará la superficie de a Luna en lo que se refiere a su topografía, composición mineral y abundancia relativa de elementos; también estudiará la exosfera lunar. Tiene una vida prevista de un año. Y pase lo que pase, salvo un fallo catastrófico, no tendrá ningún problema en llevar a cabo su misión.

El aterrizador, bautizado como Vikram, estudiará la conductividad térmica de la superficie lunar, medirá la densidad de plasma en su superficie, e intentará detectar movimientos sísmicos. Pero además lleva a bordo el rover Pragyan. La misión de Vikram es estudiar la composición del regolito, el polvo y las rocas sueltas que cubren la superficie de la Luna.

Virkam va maniobrando poco a poco para ir acercándose a la superficie de la Luna hasta alcanzar una órbita de 100×30 kilómetros. Desde ella intentará posarse en las proximidades de su polo sur el próximo día 7 de septiembre.

Si lo consigue la India se convertirá en el cuarto país en colocar una misión sobre la superficie de la Luna tras la Unión Soviética, los Estados Unidos y China.

La Agencia India de Investigación Espacial (ISRO) va informando de las novedades de la misión a través de su cuenta de Twitter, aunque también va publicando actualizaciones en la web de la misión.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD