Por @Wicho — 26 de Diciembre de 2021

El Telescopio Espacial James Webb no sólo se enfrenta a un complicado proceso de despliegue; su trayectoria hacia el punto de Lagrange L2 del sistema Sol-Tierra también tiene sus complicaciones. Aunque acaba de superar con éxito su primera corrección de trayectoria.

Y es que el Ariane 5 que lo lanzó y puso en camino en realidad lo dejó con menos velocidad de la necesaria para alcanzar el punto L2. Pero fue a propósito porque el Webb no tiene forma de frenar si el cohete se hubiera pasado con el impulso. Así que mejor quedarse cortos e ir acelerando.

Esto es así porque los motores de maniobra del Webb están en su parte inferior, la parte que apunta hacia el Sol. Y no cabe la opción de hacerlo girar 180 grados para que los motores apuntaran en la dirección en la que viaja y frenarlo: el Sol, al incidir sobre el lado del telescopio en el que van montados los instrumentos los freiría y la misión se habría terminado antes de empezar. Montar motores en el lado «sombra» del Webb tampoco era una opción porque en ese caso su escape podría contaminar los espejos del telescopio, lo que tampoco es buena idea.

Así que esta pasada noche, 12 horas y media después de su lanzamiento, el Webb encendió sus motores durante 65 minutos para aumentar su velocidad en 22 metros por segundo para añadir parte de esa velocidad que el Ariane 5 le «dejo a deber», aunque recordemos que a propósito.

Esta maniobra, conocida como MCC1a, Mid Course Correction Burn 1a, Encendido de corrección de trayectoria 1a, era la más crítica de las tres programadas y la única que tenía un momento concreto en el que producirse. Las otras dos, MCC1b y MCC2, se ejecutarán según lo que estime y calcule el equipo de navegación de la misión.

En este primer día completo del Webb en el espacio también se ha desplegado la plataforma que alberga sus antenas de radio. Es una plataforma capaz de cambiar de orientación para apuntar siempre hacia la Tierra en la que, entre otras, va montada la antena de alta velocidad, que permitirá al telescopio transmitir casi 29 gigas de datos dos veces al día.

El telescopio tiene dos cuentas en Twitter en las que se pueden seguir sus actividades. Una es @NASAWebb, gestionada por la NASA; la otra es @ESA_Webb gestionada por la Agencia Espacial Europea (ESA). Y ha aparecido, como es de rigor, una cuenta parodia llamada @JWSTscope, que habrá que ver si merece la pena seguir por los LOLes. También tiene un blog, imaginativamente llamado James Webb Space Telescope.

Se puede seguir, además, en tiempo real su camino hacia el punto L2 y todo el proceso de despliegue en Where is Webb?

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

Cifitec: Futuros posibles, Vol. 1

Futuros posibles, Vol. 1
Relatos de ciencia ficción y tecnología
CIFITEC