Por Nacho Palou — 11 de Mayo de 2009
La típica foto de la luna, por .deivid
La típica foto de la luna, por .deivid
Esta fotografía de la luna tomada por .deivid, aunque puede ser típica no es trivial. Lo normal es que entre la luz brillante del satélite y el negro del cielo el fotómetro de la cámara se líe, con el resultado de un fotograma negro con un punto de luz brillante que no revela ningún detalle.

Al respecto, un par de tutoriales que tenía guardados en la lista de pendientes para poner en práctica y que explican con todo detalle cómo fotografiar la luna,

Para fotografiar la luna toda focal es poca, de modo que como comenta en el artículo de Xataka Foto "necesitarás una lente de, como mínimo, unos 300 mm para llenar el cuadro y darle protagonismo."

En cámaras con factor de recorte 1,5 o 1,6, como las réflex de gama baja y media de casi cualquier fabricante, un 200 mm equivale a un 320 mm, que es una buena focal pero que aún requerirá recortar la fotografía para que no quede perdida en la imagen.

Otra opción es acoplar la cámara al telescopio, o utilizar un objetivo catadióptrico, que es algo más parecido a un telescopio reflector que a un objetivo fotográfico convencional.

Los objetivos catadióptricos son relativamente asequibles -se pueden encontrar focales de entre 500 y 1000 mm por unos pocos cientos de euros por Internet, de segunda mano principalmente- aunque la calidad óptica de éstos está lejos de la de los objetivos construidos sólo con lentes y son muy poco luminosos.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear



PUBLICIDAD

Curso Técnico Superior en desarrollo de aplicaciones multiplataforma