Por @Alvy — 13 de Agosto de 2018

La idea de un libro con dígitos aleatorios es de una inutilidad obvia, pero su existencia a la vez implica que debe tener cierta utilidad, o nadie se hubiera molestado en publicarlo.

– Chris Staecker, matemático

Spoiler: el libro acaba con …49188.

Este vídeo de Chris Staecker es una especie de medio-reseña medio-unboxing de un clásico, que digo un clásico, un libro icónico para los matemáticos del azar: A Million Random Digits with 100,000 Normal Deviates. Un volumen que está entre los más aburridos, extraños y a la vez ingeniosos que jamás se hayan publicado sobre matemáticas.

Es obra de la RAND Corporation, el famoso think tank que lo publicó en 1955. En aquella época no todo el mundo tenía un ordenador –de hecho no había muchos en el mundo– y estadísticos, científicos y gentes de todo pelaje necesitaban de vez en cuando dígitos aleatorios para realizar cálculos, pruebas y simulaciones. Así que en vez de ponerse a lanzar monedas, tirar dados o inventarse secuencias que pudieran resultar no-tan-aleatorias –es sabido que los seres humanos no somos muy buenos generando secuencias aleatorias– simplemente abrían el libro en cualquier punto y tomaban los números que necesitaban.

A Million Random Digits 1

El millón de dígitos aleatorios está distribuido en 400 páginas de 50 líneas con 50 dígitos cada una. Están listados en grupos de cinco, con las líneas numeradas de la 00000 a la 19999. Cuando esa primera sección que da título al libro acaba hay a continuación 100.000 desviaciones normales con tres decimales, que pueden utilizarse para otro tipo de cálculos con distribuciones.

No es acaso el propio acto de publicar esos números aleatorios lo que destruye su aleatoriedad? Me hace pensar acerca de qué es realmente el azar.

La reseña es simpática y además profundiza un poco en cómo se hizo el libro (con una simulación de «ruleta electrónica» en un ordenador), cómo se comprobó su aleatoriedad, para qué puede usarse y algo sobre la historia del azar, la probabilidad y las matemáticas de todo ello. Desde luego completamente perfectamente los cientos de reseñas jocosas que hay en Amazon sobre el famoso libro.


Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear