Por @Wicho — 13 de Agosto de 2004

Tim Wu comenta en el blog de Lawrence Lessig como en un concierto de Black Eyed Peas se organizó un follón a la entrada cuando al público no se le permitió la entrada con teléfonos móviles que tuvieran cámara.

Las opciones eran dejar el teléfono a la entrada o irte a casa, a instancias de la RIAA y de unos enormes carteles que decían

Absolutely No Cameras.
Vale que intenten defender los derechos de sus representados, pero a nadie con dos dedos de frente se le ocurriría pensar que esta prohibición puede incluir los móviles con cámara.

Fotografiar un concierto es muy difícil, aún usando una cámara y objetivos medianamente decentes; pensar que alguien puede sacar dinero a fotografías hechas con un móvil es ridículo, aunque claro, tampoco es la primera vez que la RIAA hace cosas ridículas.

(Vía MobileTracker.)

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo