Por @Alvy — 20 de Febrero de 2020

Mi amigo Juanma me llamó la atención sobre este viejo vídeo que ha resurgido hace poco. Se trata de un segmento de un programa de televisión australiano titulado Curiosity Show, más viejo todavía. Lo presentaban Deane Hutton y Rob Morrison y era una combinación de ciencia y «bricomanía», una fórmula muy divertida que daba lugar a presentaciones como la llamativa ventana de Ames que se ve en el vídeo.

El propio vídeo explica cómo construir fácilmente esta ilusión óptica, similar al de la habitación de Ames, en el que un trapezoide dibujado como si fuera una ventana en perspectiva (o habitación, en la otra versión) confunde totalmente al cerebro cuando se hace girar.

Este efecto lo inventó Adelbert Ames en 1946 y por eso lleva su nombre. Lo más curioso es que al dibujar los rectángulos en perspectiva como trapecios –y a pesar de que sabemos perfectamente que no son rectangulares– el cerebro nos engaña poderosamente, incluso haciendo cambiar de sentido el giro del bolígrafo que se cuelga.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD