Por Nacho Palou — 30 de Julio de 2018

El robot Centauro está inspirado en la figura mitológica que resulta de juntar de algún modo un ser humano con un caballo — y también está inspirado en el robot Momaro que ocupó las primeras posiciones en el Darpa Robotics Challenge de 2015.

Construido por el Italian Institute of Technology (IIT) el Centauro consiste en un "sistema simbiótico humano-robot en el que un operador humano esté telepresente con todo su cuerpo en un robot tipo Centauro, capaz de moverse de forma estable sobre terreno accidentado y desenvolverse con destreza en condiciones propias de catástrofes y desastres," explican en IEEE Spectrum.

El robot mitológico pesa algo más de 90 kilos y mide 1,5 metros y está construido con materiales ligeros como aluminio, magnesio y titanio, y paneles de plástico impresos en 3D. Tiene una autonomía de dos horas y media y sus extremidades (cuatro patas y dos brazos) son especialmente flexibles: "Cada miembro puede rotar, lo que significa que puede adoptar diferentes posturas para realizar diversas tareas, desde agacharse como una araña mantener la posición vertical mientras se desplaza sobre ruedas."

El propósito de su diseño es aprovechas las ventajas que ofrecen los brazos y las manos para mover y manipular objetos junto con la estabilidad adicional que proporcionan las cuatro patas. Además, de ese modo "el operador remoto controla el robot de forma mucho más intuitiva" por su semejanza con la fisonomía humana.

Fotografía: IIT.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear